El Málaga cayó en El Plantío en la primera jornada (1-0). / Laliga

La plantilla no se fía del mal inicio del rival y trabaja para frenar sus transiciones

El equipo andaluz llegará a Anduva como colista, un hecho que el bloque rojillo cree anecdótico por la calidad que reúnen sus jugadores

ÁNGEL GARRAZA

El primer equipo espera cinco incorporaciones antes de que concluya el mercado estival para cerrar hasta enero la plantilla, pero mientras llegan el reto es obtener los tres puntos del duelo que le aguarda frente al Málaga este sábado (19.30 horas). Un rival que prolonga el mal momento que vivió la temporada pasada y que llegará a Miranda como colista de Segunda División, un hecho circunstancial con solo dos jornadas disputadas de la competición. Es en esto último en lo que se centra el grupo que dirige Etxeberria.

No se fían de su pésimo arranque, una dinámica que arrastran los blanquiazules del ejercicio pasado. «Sabemos que el Málaga viene de perder los dos partidos, pero también que es un gran equipo. Tiene jugadores de muchísima calidad y sabemos que nos pueden hacer mucho daño sobre todo en las transiciones. Al tener futbolistas de tanta calidad querrán salir rápido», se apunta desde el vestuario mirandesista.

La idea, por lo tanto, radica en parecerse lo máximo posible al Mirandés que se ha visto durante las primeras partes frente a Sporting y Alavés al objeto de lograr el primer triunfo de la Liga y los tres puntos como locales.

Los entrenamientos siguen su curso en el campo 2 de los anexos y en las sesiones se hace especial hincapié en que el rival acumula potencial suficiente –ha efectuado hasta doce incorporaciones, muchas de ellas han sido de jugadores ilustres en el fútbol profesional– como para poner en aprietos y ganar a cualquiera.

No hay lugar para el exceso de confianza por el mal arranque de campeonato que ha protagonizado un Málaga que es el último clasificado de los 22 equipos de la categoría. «Por la calidad que tienen ellos», apunta Prados.

El cuadro andaluz buscará tirar de contras para hacer daño al Mirandés, un aspecto a mejorar por parte de los rojillos tras las dos primeras jornadas disputadas con el fin de evitar más sustos de los esperados.

El mayor peligro que originó el Sporting, el primer oponente que visitó Miranda, fue a través de salidas al contragolpe, mientras que el Alavés, principalmente en el segundo periodo del duelo disputado en Mendizorroza, también provocó quebraderos de cabeza con llegadas rápidas tras robo de balón después de que en el primer tiempo sus acercamientos se contabilizaran básicamente a balón parado.

De tal manera que el cuerpo técnico tiene muy claro que conviene frenar ese tipo de acciones del adversario para que el marcador refleje dígitos favorables al final del choque.

Tras medirse a Sporting y Alavés, el tercer contrario es otro conjunto llamado a estar en lo alto de la tabla por mucho que ahora sea colista. Con un pasado exitoso y no muy lejano en Primera División. Otro club con nombre: el Málaga.

«Soy seguidor desde hace tiempo de la Liga SmartBank, hemos jugado contra dos conjuntos históricos, frente a futbolistas con mucha experiencia, de una talla increíble y sí que me esperaba esto de la categoría», sostiene el mediocentro del Mirandés en su primera incursión en el segundo escalafón del fútbol profesional.