Camello logró su primer gol como rojillo a los 8 minutos de su estreno ante el equipo canario. / LaLiga

Pichichi a los 20 minutos de debutar

Es lo que tardó Camello en anotar como rojillo sus dos primeros tantos, registro que después igualó Íñigo Vicente con su segundo gol en la Liga

ÁNGEL GARRAZA

Mucho más que el debut soñado. Así define Sergio Camello sus primeros pasos en el Mirandés. No es para menos. Apenas se había cumplido el minuto 20 del encuentro ante Las Palmas y el futbolista cedido por el Atlético de Madrid, que el pasado miércoles realizó el primer entrenamiento con sus compañeros de equipo y con únicamente cuatro sesiones con el grupo, ya se había convertido en el pichichi al marcar dos goles. Un bagaje que, después, Íñigo Vicente, en otra actuación destacada por su parte, principalmente durante el primer tiempo, se encargó de igualar con el tercer tanto del duelo y el segundo de su cuenta particular.

«Recuerdo que el primer gol fue tras una acción individual de Hassan, que por cierto hizo un partidazo. En el momento en que la enganché y vi que entraba no me lo podía creer. Debut en Segunda y gol; en Primera, también me pasó lo mismo. Y en el segundo gol, sabía que no podía fallar dentro del área y pude marcar. Alegría doble por lo tanto. Debut soñado», rememora uno de los protagonistas del último choque ante el cuadro insular.

«El debut soñado es cuando marcas un gol en tu primer partido. Pero si haces dos, es ya mucho más que un debut soñado. Encima aquí en Anduva, donde he podido disfrutar de lo que se vivió el otro día ante el Amorebieta, así que muy feliz», se muestra el punta recién llegado.

Cuando se incorporan tantos jugadores nuevos a una plantilla hace falta tiempo para que aprendan e interioricen automatismos y se conozcan entre ellos. El ariete cedido por el Atlético de Madrid no ha necesitado demasiado. El hecho de que la juventud sea el denominador común en prácticamente todos sus integrantes hace más factible y rápido el entendimiento.

«Es un equipo que juega muy bien al fútbol y arriba da gusto jugar. Con Iñigo en un lado y con Hassan en el otro, con Oriol, Meseguer y 'Remen' por detrás, la verdad es que muy bien y me he encontrado muy a gusto. Hay mucho nivel y seguro que se va a hacer mucho daño cuando llegue arriba», afirma.

Llamó la atención la tranquilidad con la que anotó las dos dianas, al igual que la tuvo Riquelme para hacer la suya en sus primeros minutos como mirandesista, «y al que felicito porque es compañero y amigo desde hace mucho». Camello reconoce, acerca de sus goles, que «sí que es cierto que una de mis características es tener la pausa en el área para no precipitarme y saber por dónde metérsela al portero».

El futbolista recibió las felicitaciones de todos sus compañeros en el vestuario una vez concluido el envite. «Nosotros estamos aquí para eso. Todo lo que podamos hacer y ayudar va a ser bueno para el club. Si podemos repetir actuación el próximo sábado ante el Alcorcón, sería perfecto para todos».

Confía, en este sentido, en que el equipo «siga creciendo porque está demostrando que fútbol tiene de sobra. Es verdad que llevo muy pocos días y que hace falta tiempo para adaptarme más y para conocer mejor a todos los jugadores, pero de momento está saliendo muy bien todo».

Admitió que «aunque durante la semana me había encontrado muy bien, mis dudas sobre si iba a jugar desde el principio estaban ahí. No sabía si iba a hacerlo desde el inicio, ya que el otro delantero que tenemos también viene nuevo. Pero cuando me vi ahí, activé el chip de olfato goleador y para la jaula», subrayó Camello.