Pepe Mel pide a su equipo rebelarse «ante nuestro historial de derrotas en Anduva»

A. G.

El entrenador de Las Palmas, Pepe Mel, no es ajeno al balance negativo que acompaña a su equipo cada vez que se enfrenta al Mirandés en territorio rojillo: cinco encuentros disputados y otras tantas derrotas cosechadas. El madrileño, incluso, tampoco ha ganado en Miranda con otros conjuntos, entre ellos el Betis (en 2015, 0-0). Así que ante el encuentro de mañana, insiste en que «debemos rebelarnos ante el historial de derrotas. Queremos revertir esa situación. Se lo he dicho a los jugadores, porque será un partido competido y difícil para los dos equipos. No sólo para nosotros».

Insiste en que «no hay excusas para jugar en Anduva. El Mirandés ha hecho las cosas bien con diferentes entrenadores y futbolistas; es un equipo eminentemente ofensivo. Es un campo que no se nos ha dado bien, por eso es un reto para nosotros».

De ahí que huya de cualquier cartel de favorito que se le cuelgue al bloque amarillo. «Nosotros no somos favoritos contra el Mirandés mirando el historial. Ha empezado bien y ha ganado su único partido en casa. Además, con solvencia. Debemos ir con versión de equipo serio, que sabe lo que hace y compite».

Asume que «hay equipos que no se dan bien: por la forma de jugar, características o porque el campo se hace incómodo, pero no hay excusas en Anduva. Miranda es un pueblo precioso y hay que ir allí a intentar ganar».

Mel aseguró que «tenemos claro cómo se maneja el Mirandés. Debemos hacer que ellos no sepan cómo nos manejamos nosotros. No podemos ocupar posiciones y estar quietos. Tienen una salida de balón muy clara, hemos visto sus situaciones tácticas, pero tenemos que ser nosotros mismos en Anduva. No podemos permitir que el Mirandés sea fiel a sí mismo porque seríamos un equipo triste». En Canarias subrayan que «sabemos que nos enfrentamos a un rival que lucha todos los balones».