El central Álex Martín también experimenta una trayectoria ascendente esta temporada. / A. Gómez

A dos partidos tanto del descenso como del 'play off' tras ser colista 4 jornadas

El Mirandés está a cinco puntos del pozo que marca la Ponferradina y a 6 de la zona noble que señala un Albacete al que ganó 4-2 en Anduva

ÁNGEL GARRAZA

El fútbol es un estado de ánimo y el emocional actualmente del Mirandés se encuentra en su punto más álgido desde que empezó la temporada. Los resultados han llegado principalmente en Anduva, si bien a domicilio también ha empezado a sumar (victoria en Santander y empate en La Romareda en los últimos desplazamientos), lo que ha catapultado al equipo hasta, exactamente, mitad de la clasificación con 30 puntos cuando hace apenas once jornadas era el colista de Segunda División.

Así concluyó la duodécima cita del curso tras empatar a uno contra el Huesca. Figuraba último, al igual que después de la quinta, sexta y undécima jornadas. Menos de tres meses después, aparece en el puesto undécimo.

Bien es cierto que dada la extrema igualdad que impera en la categoría, cada vez mayor, las diferencias son todavía mínimas. La sensación es que se mantendrá así hasta el tramo final, definitivo, del campeonato, pero acabada la última jornada el equipo de Miranda se encuentra a 'solo' seis puntos del 'play off' de ascenso, de la sexta plaza que, por el momento, es del Albacete tras vencer por 1-0 al Leganés en el duelo que cerraba la fecha número 23. Un adversario, el manchego, al que por cierto derrotó con mucha solvencia en Anduva (4-2).

No se trata de convertirlo en un objetivo primordial, ni mucho menos, porque la afición rojilla sabe perfectamente cuál es el reto que cada temporada se marca el club, que no es otro que la permanencia, pero estar a solo dos partidos de distancia de la zona noble después de las penurias vividas resume la dinámica en la que está inmerso un bloque que rebosa confianza.

Además de que es fiel reflejo de lo que es la Segunda División. Lo recordaba en la previa el entrenador del Lugo, Fran Justo. «El Mirandés es el ejemplo de cómo es la categoría al estar ahora en una posición cómoda».

El equipo de Etxeberria permanece a cinco puntos del descenso, aunque ha distanciado a los tres rivales que se encuentran en los últimos lugares de la tabla, pero tiene a muchos más por detrás (8) que por delante hasta llegar a la zona de privilegio (5).

Las distancias, en cualquier caso, son apenas perceptibles con 19 encuentros aún por delante. Esa posición con 30 puntos resultaría en otra categoría muy tranquilizadora, pero en la división de plata ya se sabe que perder dos choques seguidos puede provocar un retroceso de unos cuantos puestos. Lo mismo que al revés, un impulso enorme en la tabla.

Solo hay 11 puntos de distancia entre el sexto clasificado, que ha hecho acopio de 36, y el decimonoveno, el cuadro berciano, que suma 25. El Mirandés tiene actualmente por delante a Andorra (décimo, con 32); Cartagena y Leganés, con 33 cada uno y al Granada, que contabiliza 35 en el séptimo lugar de la lista.

Por el retrovisor ve a Huesca y Oviedo, ambos con 30 puntos al igual que los mirandesistas; Zaragoza (29), Sporting y Villarreal B (ambos con 28), Tenerife (27), Racing (25) y a los cuatro últimos: Ibiza, Málaga, Lugo y Ponferradina. Diferencias exiguas, pero con más contrarios inmersos en la lucha por eludir el descenso.