Un partido para iniciar el despegue

La titularidad de Kijera se da por segura. /Avelino Gómez
La titularidad de Kijera se da por segura. / Avelino Gómez

El Mirandés recibe al Oviedo con el ánimo de lograr la primera victoria de la temporada con la que incrementar de forma notable su confianza en el regreso a Segunda

ÁNGEL GARRAZA

El conjunto rojillo busca hoy la primera victoria de la temporada tras el empate y las dos derrotas que ha cosechado en las tres primeras jornadas. Toca iniciar el despegue esta tarde en Anduva (18 horas) ante un rival, el Oviedo, llamado a aspirar a cotas más altas (como la mayoría en esta categoría) pero que la realidad sitúa al cuadro carbayón con los mismos puntos que el Mirandés: uno.

Es una cita en la que el bloque de Iraola podrá incrementar de forma notable su confianza en el regreso a Segunda si los tres puntos se quedan en Miranda. No hay otro objetivo. Si es con buen fútbol, todavía mejor pero el triunfo para comenzar a levantar el vuelo se antoja fundamental. Y más si se tiene en cuenta que el envite es en Anduva, donde más allá de los tópicos, el Mirandés pretende hacerse fuerte. Los modestos acostumbran a basar buena parte de su poderío en la condición de locales y no hacerlo sería dar ventaja a otros adversarios con el mismo reto.

Entrar bien al choque es proritario. Así lo reconoce el propio técnico mirandesista con el fin de no repetir los errores de Los Pajaritos, escenario donde se vio la peor versión de la escuadra rojilla. Ser valientes y tener las ideas muy claras es la receta para superar al conjunto de la capital asturiana.

El entrenador de Usúrbil confirmó que habrá cambios en la alineación. ¿Cuáles? Es una incógnita. Pero el hecho de contar ya con toda la plantilla tras los refuerzos que han ido llegando las dos últimas semanas ofrece al inquilino del banquillo muchas más alternativas.

Una modificación es segura: Kijera por el lesionado Enric en el lateral izquierdo. Y también, salvo sorpresa, volverá Álvaro Rey tras cumplir el partido de sanción. Hasta este hecho era uno de los futbolistas más en forma de la plantilla. El más desequilibrante en la parcela ofensiva, donde otros compañeros todavía no han dado lo que se espera de ellos. Es pronto. Muchos acaban de llegar y hay tiempo.

A la baja anunciada se suma la de Matheus. Aún no recuperado de su dolencia. Mario Barco y Marcos André se disputan el puesto en el ataque. Tampoco sería de extrañar que efectivos como Álvaro Peña o Antonio Sánchez formen parte del equipo desde el pitido inicial o a lo largo del encuentro y que se produzca alguna variación más en demarcaciones de contención. La convocatoria se dará a conocer hoy. Malsa acaba de llegar y solo ha realizado varios entrenamientos, así que no se prevé su concurso e Irazabal empieza a ejercitarse sobre el césped. El cuerpo técnico deberá elegir entre 19 efectivos. Queda un descarte.

El Oviedo, por su pare, llega con urgencias a pesar de que solo se va a jugar la cuarta jornada. Sin embargo, llevar un punto y verse abajo en la clasificación este tipo de equipos no lo digieren tan fácil pese a que todavía queda un mundo por jugar.

Muchas dudas hay en el entorno del cuadro azulón. Perdió en Coruña por 3 a 2, no pasó del empate a un gol en el estadio Carlos Tartiere frente al Lugo y cayó 2-1 ante el sorprendente Fuenlabrada, el equipo que se ha convertido en la revelación de Segunda en el inicio del campeonato.

Sergio Egea, su preparador, convocó ayer a 18 futbolistas antes de emprender viaje. La novedad principal radica en la presencia de Joselu, delantero que se supone hará pareja con Ortuño, aunque está por ver si ya es esta tarde porque el primero sale de una lesión. En condiciones normales jugaría.

De eso dependerá el dibujo que el míster argentino proponga hoy. Su esquema habitual es el 4-4-2, pero tras la ausencia de Joselu se ha decantado por un 4-2-3-1. También figura Sangalli, que se moverá por la banda derecha mientras que para el once inicial hay más incógnitas. Diegui Johannesson y Nieto aspiran a situarse en el lateral diestro. Javi y Arribas serían los centrales con Bolaño en el lateral zurdo; el doble pivote para Jimmy y Cortina, una línea de tres por delante con Sangalli, Borja y Saúl Berjón y arriba, Ortuño.