Borja Jiménez espera un encuentro «igualado y que se decida por detalles» ante el Racing

«Es un partido especial, no definitivo»

Borja Jiménez introducirá cambios para el importante encuentro en Santander. /A. G.
Borja Jiménez introducirá cambios para el importante encuentro en Santander. / A. G.

El técnico del Mirandés asegura que harán todo lo posible por «darle una alegría a nuestra afición, que se va a desplazar en masa para acompañarnos en Santander»

TONI CABALLERO

Se percibe en la antesala del encuentro, el partido entre el Racing de Santander y el Club Deportivo Mirandés no es un partido más. Es el choque entre el líder del Grupo II de Segunda B y el segundo clasificado, los dos máximos aspirantes a terminar campeonando la competición regular, y Borja Jiménez, el entrenador mirandesista, es consciente de ello.

Sin embargo, y sin eludir la importancia del duelo del domingo en El Sardinero, aprovechó la previa del partido para realizar un llamamiento a la prudencia. «Es un partido especial pero, una vez finalice, quedarán 51 puntos por disputarse. No va a ser definitivo ni determinante», aseveró.

En este sentido, sí que reconoció que el vestuario rojillo tiene una motivación especial «por el ambiente que va a haber, porque es el líder, por toda nuestra gente que se va a desplazar», y lo afronta el reto como una oportunidad para ganar y «mantenerse cerquita de la pelea por el primer puesto». Pero sin permitir ningún margen para la relajación. «Lo que no quiero es que se bajen los brazos después de Santander, si ganamos no somos ya campeones y, si perdemos, no se acaba el mundo», subrayó.

El parcial de rojinegros y cántabros es de 8 victorias de los racinguistas por 4 de los de a orillas del Ebro. Algo que no preocupa al preparador abulense, ya que «la historia son datos que pueden servir a largo plazo» y la plantilla se encuentra concentrada el objetivo cortoplacista, «que es Santander».

En relación a lo meramente deportivo, Jiménez espera un partido igualado «que se decidirá por detalles». El técnico aseguró que su equipo «controla todos los factores y está preparado para afrontar las diferentes situaciones que puedan darse», pero el fútbol guarda un componente imprevisible, «que no puede controlarse».

Asimismo, confesó que ganar en El Sardinero «no es lo mismo que hacerlo en otros campos de la categoría», ya que una victoria puede derivar en un gran impulso anímico para los rojillos de cara al tramo final de temporada, además de situarlo a un solo punto del liderato.

Para ello, han preparado el choque con la misma idea de siempre, ganar, como ya hicieran en Lezama o Zubieta, «otros campos importantes del grupo». Así, Jiménez resaltó que «el Mirandés tiene que salir a ganar» y, definiéndose a sí mismo como «un ganador nato», también incidió en las diferentes circunstancias que pueden el duelo a un contexto diferente.

El entrenador quiere que, en la capital cántabra, los suyos se mantengan fieles a la filosofía implantada desde su llegada en verano. «Queremos ser dominadores, es nuestro modelo y no vamos a cambiarlo. Habrá fases del partido en las que no podamos serlo y estamos preparados para afrontar estos tramos. Haremos todo lo que esté en nuestras manos por darle una alegría a nuestra afición, que se va a desplazar en masa», sentenció.

En cuanto al rival, Jiménez cree que el Racing es un equipo muy versátil, con una gran capacidad defensiva y una variedad ofensiva difícil de contener. «Han hecho una apuesta muy importante este año y los resultados están ahí. Tienen jugadores con mucha experiencia atrás y saben jugar sin balón. En ataque, les pasa un poco como a nosotros, que no tenemos un jugador que lleve una cifra elevada de goles pero tenemos varios jugadores aportando en ese apartado. Es más difícil controlar a 4 o 5 jugadores que a uno específico», argumentó.

El preparador concluyó el análisis previo al encuentro señalando cuál puede ser el factor fundamental para desequilibrar la contienda, la línea de mediapuntas. «Tienen jugadores de muchísimo nivel en esa línea, como nosotros. Creo que puede ser determinante lo que ocurra en esa zona a la espalda de la línea de centrocampistas», finalizó. El domingo, El Sardinero comenzará a esclarecer el devenir de la temporada en el grupo segundo de Segunda B.