El entrenador lleva en el cuadro insular desde la segunda vuelta del actual campeonato. / UD. Ibiza

A Paco Jémez le gusta ver al Mirandés porque es un equipo «fresco y transparente»

El técnico del Ibiza cree que «es un equipo jodido de controlar por sus movimientos en ataque» y apuesta por mejorar su actual décimo puesto

ÁNGEL GARRAZA

Paco Jémez habla siempre claro. Su equipo, asegura, no saldrá a especular esta tarde y está convencido de que el Mirandés, todavía menos. Máxime cuando al bloque de Anduva aún le falta un punto a pesar de que prácticamente nadie contaba con la necesidad de tener que sumar otra unidad para certificar la permanencia y evitar que la única carambola que echa a los rojillos de la categoría se produzca. De hecho, en la previa, Joseba Etxeberria tampoco aludió a ella a pesar de las preguntas que giraron en torno a la posibilidad de certificar la permanencia si el Sanse perdía ante el Almería, como así sucedió. Es remota, sí, pero no sería la primera vez que se registran situaciones anómalas en el mundo del fútbol y la salvación virtual debe traducirse hoy, de una vez por todas, en confirmación.

Jémez se refirió a que el Mirandés «es un equipo fresco, transparente, que sale siempre a ganar». Mantiene que «desde la llegada de Joseba... en cuanto a fútbol es un equipo de los que me gusta ver y jodido de controlar porque todos esos desordenes y caos que generan sus movimientos en ataque hacen que tengas que estar muy bien colocados en el campo y que debas saber muy bien qué hacer».

El preparador de los baleares espera, por todo ello, «un partido bonito, abierto, con dos equipos que van a salir a ganar. Yo no sé lo que les hace falta a ellos, pero nosotros tenemos que seguir compitiendo y seguir creciendo como equipo y como club», aseguró en Ibiza.

Mejorar su posición actual –está ubicado en una cómoda décima plaza– para captar más ingresos y los números del conjunto celeste. Esa es la misión con la que viajó ayer su plantilla. «No queremos hacer daño ni a nuestra imagen ni a la competición. Queremos ganar para seguir mejorando».

Una vez consumado hace varias jornadas el objetivo de la permanencia en la categoría, este carismático entrenador admitió que valora dar entrada a futbolistas menos habituales, a otros en posiciones diferentes o a efectivos del filial. Si bien, matiza que ante esta última opción, «todo dependerá de cómo vaya el partido. Los que pueden jugar se lo han ganado, no es un regalo para nadie, pero quiero que se sientan cómodos, que puedan entrar en un momento bueno para ellos del encuentro».

El técnico asumió las riendas del rival hoy de los rojillos en la segunda vuelta. Sin embargo, su futuro en la entidad ibicenca está en el aire. Firmó hasta el mes de junio y aún no ha concretado su continuidad allí, aunque confesó que «había buena predisposición por ambas partes». Pero, fiel a su estilo, precisó acto seguido que «eso tampoco significa nada»