Víctor Meseguer es uno de los pocos titulares de la temporada pasada que todavía tiene vinculo contractual con el club mirandesista. / a. gómez

Paciencia y discreción, ingredientes habituales del mercado de fichajes rojillo

La dirección deportiva trabaja para sumar piezas a un plantel que, por el momento, sólo tiene diez jugadores

TONI CABALLERO

El mercado estival de traspasos es un proceso que siempre se cocina lento en el ámbito del Club Deportivo Mirandés. En veranos anteriores, la dirección deportiva mirandesista, encabezada por Chema Aragón, ya demostró que la paciencia y la discreción son dos ingredientes indispensables en la receta del éxito rojillo, ocultando a la perfecció

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores