Los mirandeses se concentraron en la plaza para homenajear a Adriana. / E. C.

El orgullo de toda una ciudad

Adriana Nanclares recibió el homenaje de todos los mirandeses en la Plaza de España por el titulo cosechado en el mundial sub 20 de fútbol

TONI CABALLERO

'Orgullo de pueblo', reza una de las pancartas más identificativas del fondo de animación de Anduva. Pues bien, ese lema que está poco menos que tatuado en la piel de todos los mirandeses y mirandesas, el mismo que hace querer a Miranda con toda su idiosincracia, alcanzó su máxima expresión ayer durante el homenaje de la ciudad a Adriana Nanclares, la guardameta que se proclamó campeona del mundo sub 20 a finales del pasado mes de agosto.

La cancerbera, que además de mirandesa es mirandilla y lo demuestra en cada una de sus declaraciones, recibió todo el cariño y calor de sus paisanos, que se congregaron multitudinariamente en la Plaza de España. La jugadora de la Real Sociedad fue homenajeada primeramente en el Salón de Actos del Consitorio por las autoridades políticas para, posteriormente, salir al balón consistorial a recibir el mimo y el aplauso de toda la ciudad.

«Esta siendo muy especial todo porque con el tiempo te vas dando cuenta lo que has conseguido. El cariño de tu gente, de tu familia, de tus amigos, es algo muy emocionante y me siento muy afortunada de haber vivido esto. Lo importante es seguir dando pasos, seguir creciendo. Es muy importante tener un titulo como es el mundial en mi trayectoria, es algo increíble», agradecía la campeona.

Si la futbolista, que no deja de tener 20 años, se mostraba visiblemente emocionada rodeada de los suyos, el sentimiento era todavía mayor en los rostros de los asistentes. Ojos de admiración hacia una campeona del mundo, y de Miranda, sí, de nuestra ciudad. «Somos unas privilegiadas, hemos sido campeonas del mundo y es una experiencia que no se nos va a olvidar en nuestra vida. Volví a Miranda para el homenaje del Mirandés y todo el mundo me paraba. Si habitualmente tardo diez minutos en hacer un recorrido, ahora tardo media hora porque la gente me para cada dos pasos, es algo superbonito. Estoy muy agradecida a la ciudad y a toda la gente que se ha preocupado. Es un orgullo haber llevado el nombre de Miranda tan alto y ojalá pueda hacerlo muchas más veces», cerró la meta.

El ejemplo de una generación de jóvenes futbolistas mirandeses

Nanclares, acompañada por familiares y amigos, disfrutó cada segundo del homenaje. Escondió a la perfección los nervios cuando tuvo que hablar a la ciudadanía congregada desde la balconada y acabó cantando el himno de Miranda con todos sus paisanos. Antes, la alcaldesa de la ciudad , Aitana Hernando, la hizo entrega de un trofeo de la ciudad al mismo tiempo que se deshizo en elogios hacia la futbolista. Porque «Adriana Nanclares no es sólo una deportista de elite que acaba de conseguir un hito sin parangón en nuestra ciudad, la canterana del Casco Viejo se ha convertido en el ejemplo a seguir por multitud de niñas mirandesas que ahora quieren ser como ella, en un paso más para la igualdad efectiva también en el deporte». Por todo ello fue ovacionada tanto por las autoridades como por los asistentes.