Óptimas condiciones físicas y anímicas

Carlos Julio, Rúper y Paris, ayer en el gimnasio donde la plantilla realizó gran parte del trabajo. /Paula González
Carlos Julio, Rúper y Paris, ayer en el gimnasio donde la plantilla realizó gran parte del trabajo. / Paula González

El Mirandés regresa al trabajo «en buen estado» a pesar de las fechas navideñas y con «muchas ganas» para afrontar la segunda parte de la temporada tras el arreón que dio en los últimos partidos del año

ÁNGEL GARRAZA

Acabaron las vacaciones. El cuerpo técnico comandado por Borja Jiménez y gran parte de la plantilla, a excepción de Ernest y Matheus, ambos con permiso del club hasta el día 2 de enero al encontrarse en sus países de origen, regresaron ayer por la tarde al trabajo. Tras una semana exacta de parón en cuanto a entrenamientos, desde que el equipo ganó al Vitoria (0-2), a las 18.30 horas del sábado tocó volver a la actividad.

Fue una sesión, la primera, en la que predominó la carga física. No en vano, fue la única labor que realizaron los protagonistas en esta jornada porque llevaron a cabo carrera continua y, acto seguido, el plan de trabajo prosiguió en el gimnasio. Tras siete días y tratándose de las fechas navideñas, lo más aconsejable era empezar de esta forma para aumentar de manera progresiva la actividad en próximas fechas.

Después de unos minutos a trote a lo largo y ancho de Anduva, el grupo se fue turnando para hacer uso de las instalaciones ubicadas en el fondo sur con el propósito de desentumecer músculos, estirar y ponerse a punto para afrontar un programa que se intensificará en los días venideros.

Se trataba de una primera toma de contacto. «Muchos futbolistas han realizado el viaje esta mañana y había que hacer una adaptación para poder trabajar ya, al cien por cien, mañana por la mañana (por hoy)», afirmaba anoche Pablo Gómez, el preparador físico del plantel rojillo, una vez acabada la sesión y después de que el cuerpo técnico organizase en el vestuario el trabajo de los próximos días.

Hoy ya se podrá tocar balón porque hay programada sesión doble, tanto por la mañana como por la tarde. «Volveremos al fútbol. La carrera y el gimnasio es solo una parte pequeñita, importante, y ya este domingo retomaremos lo que realmente les gusta a los jugadores».

Hay jornadas suficientes antes de afrontar el choque ante el Arenas (el 7 de enero), de tal manera que los responsables técnicos aprovecharán para ir trabajando «algunos conceptos; por eso, hacemos esta doble sesión; el lunes ya sí lo emplearemos solo por la mañana», asegura Gómez.

Ese es el plan pero, ¿cómo han llegado los protagonistas al primer día de trabajo tras el parón? «La verdad es que han llegado bien, con muchas ganas. Esto no es como antes y cada vez los futbolistas son mucho más profesionales y aunque se les da algunas recomendaciones para que lleven un poco de control, a día de hoy el 95% de los jugadores llegan en perfecto estado», sostiene la persona encargada de que la plantilla presente la mejor condición física para competir.

Todos, además, han tenido trabajo, a menos ritmo como es habitual, durante esta semana de vacaciones con el fin de que «mantengan el estado de forma y no lo pierdan demasiado. También han realizado un control del peso porque son fechas complicadas al haber muchas comidas familiares y de amistades, la gente es de fuera, vuelve a casa ahora y son días propicios para ello. Les hemos exigido ese control, que han cumplido», subraya Gómez.

Y al final, con estos días de asueto, lo prioritario es que «desconecten porque la Liga es muy larga y difícil. Lo importante es que la cabeza esté al cien por cien». A ello ayuda la óptima trayectoria que ha mantenido el equipo en la recta final de este año, con dos victorias consecutivas a domicilio en los últimos encuentros disputados. Posibilita que la vuelta al tajo sea más llevadera.

«Sí, está claro. Trabajamos con diferentes variables, física, psicológica...En el fútbol, eso es un todo y si una falla, las demás lo van a hacer de la misma forma. Es importante que el jugador esté equilibrado, que la cabeza le funcione de la manera correcta porque a partir de ahí, podrá dar todo su potencial».

Con suficiente antelación

Ahora –continúa el miembro del cuerpo técnico mirandesista– «es normal que estos días se pierda un poco el físico pero no pasa nada porque es recuperable. Por eso venimos en estas fechas para poder trabajar con antelación de cara a afrontar con las mejores garantías posibles el próximo partido de liga. La cabeza es más complicada de recuperar, pero hay que resaltar que el equipo está bien en los dos aspectos».

El mental y, por lo tanto, anímico, juega siempre un papel importante. La cabeza hace que se muevan los pies con más agilidad y frescura, así que en ese capítulo hay un trabajo ya ganado.

Ayer, a última hora de la tarde, tuvo lugar el trabajo de adaptación y ya hoy, a la hora habitual, tendrá lugar un ensayo más 'normal', con presencia del balón para comenzar a preparar el primer asalto de 2019.

 

Fotos

Vídeos