«Ojalá pueda debutar en Anduva»

El delantero Aitor Zunzunegui entrenó ayer con el primer equipo tras jugar en Aranda de Duero el día anterior. /A. G.
El delantero Aitor Zunzunegui entrenó ayer con el primer equipo tras jugar en Aranda de Duero el día anterior. / A. G.

Zunzunegui admite que «fue un gran día para mí tras los dos goles en Aranda»

ÁNGEL GARRAZA

Como un chaval con zapatos nuevos. Así se sentía Aitor Zunzunegui (Miranda, 20 años) el día después de debutar como jugador del primer equipo del Mirandés en un partido oficial, en este caso de la Copa Federación, en el que marcó los dos goles de los rojillos y en el que se convirtió en el auténtico protagonista del choque disputado en El Montecillo ante la Arandina. Con semblante sonriente, enseguida se le pasaron al canterano los nervios con los que apareció por primera vez ante los medios que siguen a diario la actualidad del club. Ahora, al margen de ayudar a un filial que se sitúa como líder de su grupo de Regional Aficionados, su mayor deseo tiene un fin muy concreto. «Ojalá pueda debutar en Anduva algún día con el primer equipo», sentencia con rotundidad.

Y es que fue el jugador que logró los dos goles del Mirandés en la ida de este torneo, una competición válida para que los futbolistas se reivindiquen, los que menos minutos acumulan intenten ganarse el puesto y adquieran ritmo de competición y para que los del segundo conjunto rojillo presenten sus credenciales con el propósito de subir a la primera plantilla. Además de Zunzunegui, Rodri, Riki y Jonay, los cuatro miembros del plantel del Mirandés B y nacidos todos ellos en Miranda, participaron en este compromiso entre semana.

«Pude marcar dos goles y estoy muy contento porque el entrenador confía mucho en mí y por todo esto, el miércoles fue un gran día para mí». ¿Qué le dijo Borja Jiménez a la conclusión del duelo ? «Me comentó que siguiese así en esta línea porque en un futuro iba a tener los resultados.

Espero poder saltar al primer equipo y debutar algún día en Anduva», exteriorizaba ayer, después del entrenamiento matinal en el que también intervino con el equipo de la categoría de bronce.

Fue el goleador del Mirandés y eso, asimismo, le supuso recibir constantes muestras de reconocimiento tras el encuentro disputado en Aranda de Duero. Confiesa, en este sentido, que «la gente me apoya mucho. He recibido muchas enhorabuenas tanto de amigos como de compañeros, del equipo, entrenadores... estoy muy contento la verdad».

El delantero lleva desde pretemporada ejercitándose a las órdenes de Jiménez, trabajo que mantiene durante las sesiones de la campaña oficial. Lo primero que ha comprobado es que «hay mucha diferencia en los entrenamientos de uno y otro equipo, se notan las categorías, sobre todo en el ritmo; de hacerlo en Segunda B a divisiones más inferiores. La mentalidad y la actitud son distintas», asegura .

Trabajar con futbolistas que están dos categorías por encima le sirve a modo de aprendizaje. «Entrenando a otro ritmo, mucho más alto, al final los fines de semana juegas mejor, lo noto mucho». De momento, sabe que continuará con el primer equipo en los entrenamientos. Y quién sabe si algún día forma parte de la convocatoria del Mirandés. «Eso espero», añade sonriente.

En Aranda jugó de 'nueve' (no viajó Matheus y Claudio Medina está lesionado), pero ¿cómo se define este mirandés como jugador? Su respuesta denota, sobre todo, que le gusta el fútbol porque no tiene reparos en desenvolverse como punta de lanza, por detrás del delantero o incluso por algún costado.

«Me gusta jugar en todas las posiciones del ataque. Llevo toda la vida jugando de delantero, pero también en la media punta creo que lo puedo hacer; me manejo bien en los pases al hueco y de extremo, he jugado ahí en el primer equipo durante la pretemporada y la verdad es que no me importa jugar en esa demarcación». Su juventud e ilusión le permiten rendir en las tres posiciones, sin que se tenga que decantar por una en especial. En El Montecillo, en cualquier caso, recibió como ariete pases de futbolistas de Segunda B «y eso también se nota».

Mientras tanto, su mente está puesta en el partido que mañana jugará en Ence el Mirandés B, el choque más atractivo de la duodécima jornada del Grupo A de Regional. El filial, actual primer clasificado, se medirá al segundo, el Becerril, al que tiene a solo un punto de distancia.

«Hemos empezado muy bien, con nueve partidos consecutivos ganando; es el mejor arranque de liga». Solo uno perdido. Este sábado ante el Becerril, segundo en la clasificación, se presenta un duelo en la cumbre con el liderato, que ahora ostenta el Mirandés B , en juego. Los visitantes forman uno de los bloques más veteranos de la categoría y tienen la clara aspiración de ascender a Tercera.

«Podemos esperar muchas cosas de este partido porque va a ser un bonito encuentro, muy disputado», mantiene Zunzunegui. Ellos –prosigue– «son los menos goleados de la Liga, pero queremos meter presión y, además, jugamos en casa, así que vamos a intentar ganar».

Cabe recordar que este partido comenzará a las 15.30 horas en Ence y desde el seno del Mirandés B se hace un llamamiento para que la afición rojilla suba a Fefasa.

 

Fotos

Vídeos