El Correo
Mirandés

«Partidos como el del Levante son los que gustan aquí»

Pau Cendrós realizó un trabajo diferente al del resto de la plantilla en pretemporada a causa de una lesión.
Pau Cendrós realizó un trabajo diferente al del resto de la plantilla en pretemporada a causa de una lesión. / AVELINO GÓMEZ
  • Cendrós mantiene que en Anduva «solemos hacer buenos encuentros ante este tipo de rivales porque la gente apoya mucho; son muy bonitos»

Pau Cendrós perteneció al Levante (en la temporada 2009/10, cuando los granotas también estaban en Segunda División) y dentro de tres días, si Carlos Terrazas opta por hacer que continúe en la alineación inicial por segunda semana consecutiva, se medirá a uno de sus exequipos. Lo hará en las filas de un conjunto que perdió su primer encuentro en la jornada 10 del campeonato, un dato siempre destacable, pero ante el que tras una derrota, lo mejor es que llegue cuanto antes el próximo compromiso. En este caso, es ante el líder destacado de la categoría. «Un partido bonito y, sobre todo, en casa. Es ese tipo de partidos que gusta aquí, en los que solemos hacer buenos encuentros porque la gente apoya mucho en Anduva».

Así se expresa el mallorquín ante la visita del primer clasificado. Un rival que «viene en una racha positiva porque está en un momento de mucha confianza. Tiene buenos jugadores y han hecho buen equipo, pero estamos en casa, nosotros también tenemos un buen bloque y es un duelo propicio para ganar».

El lateral derecho recalca que la del domingo es una buena oportunidad para afianzarse en la zona alta de la tabla ante el equipo más en forma de la Liga, como así ha quedado demostrado tras las diez primeras jornadas. Considera, en este sentido, que el Mirandés también «ha demostrado que puede estar arriba. Pero al final, sí que es verdad que cuando juegas con la gente de arriba desde fuera se aprecia más que existen esas posibilidades. Sin embargo, nosotros, en el vestuario, vemos que tenemos esas posibilidades y es lo que queremos reafirmar».

Hace hincapié en que «el equipo está preparado para recibir al tercer descendido de Primera División la anterior temporada. Y cuanto antes llegue un nuevo partido para recuperarnos de la derrota, mucho mejor». Los rojillos habrán jugado ya en la undécima jornada con los tres que bajaron de la máxima categoría.

Llega, ahora, al Municipal la escuadra que encabeza la tabla, lo que siempre es un aliciente añadido tanto para los propios futbolistas como para la afición. Si el Getafe fue el que abrió la competición en Miranda y el Rayo no llegó en su mejor momento –ninguno de los dos ha protagonizado el arranque que esperaban sus respectivas hinchadas–, muy diferente es la situación que atraviesan los de López Muñiz. Está destacado en lo más alto de la clasificación y acumulando victorias a excepción del revés que sufrió en Córdoba (1-0) en su único duelo perdido.

El de Palma, ahora enrolado en el equipo mirandesista, entiende que «sí es un plus de motivación», si bien –matiza– «en realidad, esos tres puntos valen lo mismo que ante cualquier otro adversario. Lo que queremos es intentar ganar igual que si fuese otro el rival y hacernos fuertes en casa».

Los de Terrazas se caracterizan por su eficacia anotadora al marcar con relativa facilidad (salvo en Oviedo y en Huesca) y aprovechar al máximo sus ocasiones y disparos entre los tres palos, pero también por recibir un elevado número de tantos. 15 dianas a favor, 15 en contra y 15 puntos, ese es el bagaje que presentan en el primer cuarto de competición. Y esa rémora de goles en contra (los rivales también llegan con mucha facilidad a la meta defendida por Sergio Pérez) es un problema que quieren erradicar en el seno del equipo de Anduva.

«Claro que se ha hablado en el vestuario acerca de los goles que encajamos en los partidos. Cuanto antes rebajemos ese número y no recibamos, mejor porque ganaremos». Cendrós insiste en que «somos un equipo que también mete muchos goles, así que cuando no encajemos, seguramente ganaremos los partidos».

Su suplencia

Nueve jornadas transcurrieron hasta que este jugador debutó con el Mirandés en competición oficial. Llegó prácticamente lesionado –hizo su presentación apoyado en dos muletas–, así que ese déficit de sesiones preparatorias que ha mantenido con respecto al resto de la plantilla es la principal razón que le ha alejado de las convocatorias y de las alineaciones durante casi los dos primeros meses del campeonato.

Hasta que este pasado sábado se estrenó como rojillo al disputar los primeros 45 minutos del choque que se jugó en El Alcoraz. Por tal motivo, apunta que está «contento por el debut, porque entré en el equipo, después de permanecer lesionado en la pretemporada», pero admite que fue una aparición «agridulce», ya que el equipo cosechó la primera derrota.

Resta importancia a su incomparecencia sobre el terreno de juego durante este tiempo. Admite que «el equipo está bien, así que si no se veía necesario introducir cambios no se suelen hacer. Es lo normal». El Mirandés permanecía invicto y las modificaciones, por esta razón, no han sido numerosas.

A pesar de ello, confiesa que «estaba entrenando para participar cuando me tocara la oportunidad y al final, siempre acaba llegando la recompensa, que es jugar». Tras hacerlo el pasado fin de semana en sus primeros 45 minutos de la temporada, no se descarta que repita presencia en el costado diestro de la defensa ante el Levante. Subraya que con independencia de quien juegue «todos estamos preparados».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate