Nico Serrano también completó el último entrenamiento con el resto de compañeros. / Avelino Gómez

Nico se apunta tras casi 3 meses de baja

El extremo completa con el grupo los primeros entrenamientos de la semana a los que regresa Gelabert y en los que continúa Javi Serrano

ÁNGEL GARRAZA

La primera plantilla mirandesista continúa con el plan para preparar el encuentro del próximo domingo en Anduva en una semana en la que Nico Serrano acumula entrenamientos con el grupo. El futbolista cedido por el Athletic, de baja tras el choque disputado en Ibiza (el día 6 de noviembre), donde sufrió un esguince de tobillo, podría estar disponible frente al cuadro vitoriano a tenor de las sensaciones que transmite en los ensayos.

De momento, consta su participación en los que ya se han desarrollado esta semana, de ahí que si no recae –como así le ocurrió en fechas pasadas cuando parecía que iba a reaparecer– Joseba Etxeberria podrá ver cumplido su deseo de que el extremo esté listo y olvide el contratiempo que ha impedido su presencia en los nueve últimos choques del campeonato de la regularidad, más los dos de la Copa. Salvo imprevistos, aparecerá en la convocatoria diez jornadas después.

Quien, asimismo, entrena con normalidad tras hacerlo en solitario en el gimnasio (más por precaución y para recuperar en condiciones) el día anterior es Gelabert. El miércoles participó con el resto del grupo en el campo 2 de los anexos. Se ejercitó con normalidad y será de la partida.

Se trata de uno de los pilares del juego ofensivo del Mirandés y de los responsables de la óptima trayectoria que ha seguido el equipo en los últimos meses. No faltará a la cita.

Mientras Santos sigue sin estar (no ha vuelto a ejercitarse desde Navidad, si bien en el club no se han pronunciado al respecto), Javi Serrano sí que participa en los entrenamientos junto al resto de la plantilla. A tenor de lo poco que ha jugado desde que arrancó la Liga, de que ya no va convocado y de que acaba de llegar un mediocentro, Álvaro Sanz, como sustituto, se prevé que el jugador cedido por el Atlético de Madrid será una de las salidas que se producirán en lo que resta de mes. De momento, sigue a las órdenes de Etxeberria, aunque a Las Palmas no viajó.

Al igual que Simón Moreno, quien va dando pasos hacia delante, aunque todavía le queda tiempo para estar a disposición del entrenador. Estos días participa y realiza algunos ejercicios con el colectivo, pero no todos y en algunas ocasiones, lo hace a menor ritmo. Sumar casi quince meses fuera de órbita después de haber recaído y ser intervenido por segunda vez de la misma lesión, la siempre temida rotura del ligamento cruzado, obliga a extremar precauciones.

Interviene con el resto de compañeros en algunos partidillos con el propósito de empezar a recuperar sensaciones tanto con el balón como con el juego del equipo, si bien hasta dentro de unas fechas todavía no estará apto para entrar en las citaciones como un miembro más del plantel.

Rober, sancionado en el rival

Por parte del cuadro visitante el próximo fin de semana, tendrá la baja ya confirmada de Rober González, expulsado ante el Racing. Su club recurrió la tarjeta, alegaciones que no han sido aceptadas por el Comité. Al no prosperar el recurso, el efectivo de corte atacante no podrá intervenir ante el Mirandés el domingo.

Mientras tanto, el futbolista recién renovado por el Athletic, Asier Villalibre, pertenecerá al Alavés hasta el próximo mes de junio. Ayer se cerró el acuerdo entre ambas entidades y su entrenador a partir de ahora, Luis García Plaza, espera convocarle para Anduva dentro de tres días.