El defensa rojillo en un partido en Anduva. / A. Gómez

Navas se estrena en un conjunto que rebosa confianza

A. GARRAZA

«Hay que ir a ganar a Las Palmas», señalaban tras vencer al Lugo tanto el preparador, Joseba Etxeberria, como Gelabert. Es una declaración de intenciones que corrobora el grado de confianza que ha adquirido un bloque que en los últimos meses ve refrendado su trabajo inicial con resultados positivos sobre el verde.

Todos los partidos se afrontan con el deseo de victoria, eso es innegable, pero a nadie se le escapa que a día de hoy, el grupo de jugadores (los 13/14 de los que está tirando el entrenador) transmite unas certezas que no existían en los primeros meses del curso. Se refleja sobre el césped. Los rivales lo saben y adoptan ya muchas más precauciones que antes cuando se miden con el conjunto rojillo, temerosos de que los de Etxeberria desplieguen su calidad. Muchos jugadores han terminado de explotar, ha costado más de lo que la afición desearía, pero en su mente solo está asaltar el fortín de Gran Canaria este viernes.

Así lo pretenden en una plantilla que atraviesa por su mejor momento de forma. Entre ellos Raúl Navas, un fijo en el centro de la zaga desde que llegó y que, por si eso no fuera suficiente, se acaba de estrenar como goleador mirandesista.

Marcó el domingo el segundo tanto del equipo al cuadro gallego en una muestra más del grado de confianza que existe en el seno de la plantilla. Tras recoger el balón que le sirvió Gelabert y abrir posteriormente a la posición en la que se encontraba Raúl García, corrió como un poseso hacia el interior del área plenamente convencido de que esa acción podía culminar en premio. Como así fue. Aprovechó el centro del pichichi para batir con la zurda, sin dejar que botara el cuero, a Whalley.

Lo normal, como central, es que se hubiese quedado en la retaguardia, pero no dudó en sumarse al ataque. «Qué mejor que estrenarse con esa camiseta en el primer partido del año en casa», dijo.

Ya son diez los futbolistas del Mirandés que han visto puerta.