El exjugador mirandesista es el primer entrenador del Amorebieta desde el mes de marzo. / Jordi alemany

Mujika pide «trabajo y orden» ante la calidad de los rojillos

Reclama a sus jugadores que «no bajen los brazos porque quedan siete jornadas y debemos seguir con confianza»

ÁNGEL GARRAZA

El Amorebieta afronta una nueva final mañana en Lezama. Su situación, en descenso a siete puntos del Málaga, equipo que marca la permanencia, le impide fallar si quiere mantenerse con vida hasta el final de la competición. Solo restan siete partidos. Para apurar sus opciones este viernes, el exjugador mirandesista, club con el que ascendió de Tercera a Segunda División en una etapa histórica para la entidad rojilla, y ahora primer entrenador del conjunto azulón, Haritz Mujika, tiene claro que ante «la calidad que tiene el Mirandés, nosotros tendremos que contrarrestarla con mucho trabajo. Debemos estar ordenados, como lo estamos haciendo últimamente».

Es consciente de que «es un equipo complicado, tiene mucha paciencia desde atrás y una vez que conecta con los de arriba son muy dinámicos», resume Mujika. «Son jugadores jóvenes, con ganas de demostrar para sus equipos, porque muchos de ellos son cedidos y algunos están incluso en la sub21».

Siete duelos por delante y siete puntos que recortar es la misión que tiene encomendada el bloque que ejercerá este Viernes Santo de local. «Debemos seguir, no podemos bajar los brazos porque todavía quedan jornadas. Debemos seguir con el trabajo, con esa confianza que transmitimos en el campo».

El técnico de Pasajes –era el segundo técnico y sustituyó en el cargo a Íñigo Vélez de Mendizabal hace poco más de un mes– subraya que su equipo tiene menos puntos de los que merece. Por unas u otras circunstancias, lo cierto es que se le han escapado algunos en determinados momentos y en tramos finales de los partidos. Es lo que le ha impedido sacar la cabeza. Ahora, es el que señala el pozo al ubicarse en el puesto 19.

«Después del partido en Las Palmas, te quedas con que no consigues los puntos que mereces. Se nos pasan las semanas y faltan esos puntos», lamenta. «Pero el equipo sabe que el trabajo está ahí, que estamos haciendo muy buenas cosas».

El lastre de los vizcaínos, un problema que arrastran durante toda la temporada, es la falta de efectividad para concretar las ocasiones que tienen en cada choque. Mujika admite que «esta semana estamos trabajando eso. Defensivamente, yo creo que estamos bien, pero tenemos que afinar un poco ahí. Si solo tenemos tres, tenemos que intentar meter las tres. Y si no, alguna más que el rival».

Nolaskoain es duda

El centrocampista (o central) cedido por el Athletic en el mercado de invierno es una de las dudas que tiene el preparador guipuzcoano para el choque ante los de Etxeberria. «Me ha dicho que estaba algo enfermo y no ha entrenado, veremos mañana (por hoy)», indicó.

El defensa Aimar seguirá siendo baja mientras que el mediocentro de talante ofensivo, Mikel Álvaro, se ha incorporado «poco a poco» a los entrenamientos, de ahí que no esté aún confirmada su presencia mañana tras haberse ausentado de los últimos encuentros.