El Mirandés se vuelca en los ensayos en mejorar la salida de balón, la presión y los remates

Todos los jugadores disponibles, entre ellos Kijera, realizan centros y remates a la portería con el fin de afinar la puntería. /A. G.
Todos los jugadores disponibles, entre ellos Kijera, realizan centros y remates a la portería con el fin de afinar la puntería. / A. G.

Las sesiones de la semana van encaminadas a mejorar en todos estos apartados ante lo que resta de temporada

ÁNGEL GARRAZA

Son aspectos a pulir tras ser detectados y en los que se quiere mejorar con el fin de encarar los tres partidos que restan de liga y, lo que es todavía más importante, la segunda fase de la temporada, con el ascenso en juego. Los entrenamientos sirven para evolucionar (se juega como se entrena) y la plantilla y el cuerpo técnico tienen en mente seguir progresando. En los ensayos en los que está al frente Borja Jiménez se hace hincapié estos días en apartados del juego que pueden determinar si el Mirandés cumple el objetivo a finales del mes de junio.

La falta de tino ante la portería contraria es una cuestión que se ha vislumbrado durante el curso en muchos encuentros, aunque ha tenido más incidencia en el resultado en los que se han disputado en Anduva. Quién no recuerda, entre otros, los primeros cuatro empates del campeonato, choques que pudieron decantarse (al menos tres de los cuatro) a favor de los rojillos de forma clara o los exiguos marcadores ante Leioa, Oviedo B y el empate en el último instante que logró el Bilbao Athletic cuando el Mirandés pudo haber finiquitado mucho antes esos partidos si llega a haber acertado una mínima parte de las ocasiones, numerosas, que generó en todos esos duelos.

Con casi media hora de retraso saltaron al campo 2 todos los efectivos disponibles. Hubo trabajo previo, de carácter más teórico, en los vestuarios, de ahí que la práctica de ayer sobre el terreno de juego se prolongase por espacio de solo sesenta minutos. Menos de la hora y media que viene siendo habitual.

Un capítulo al que se dio importancia y al que se dedicó más tiempo de lo normal estuvo dedicado a los remates de los jugadores a la portería defendida por Guillermo, Limones e incluso el técnico de los guardametas. Desde ambos lados y a través de los centros que se iban lanzando desde los costados, prácticamente desde la línea de fondo, para que fueran conectados por los jugadores más ofensivos así como por los que se incorporaban desde las líneas más retrasadas. Cualquiera es bienvenido para anotar.

La consigna es acertar más de lo que acostumbra un equipo que como local genera mucho caudal de juego atacante en la mayoría de los encuentros. Fallar tantas ocasiones es dar demasiada ventaja al rival y más, en un 'play off', donde el nivel de los oponentes crece de forma exponencial si se compara con la media de los adversarios a los que se mide en el grupo.

También la presión es un aspecto en el que se incide en el cuerpo técnico durante esta semana. De forma escalonada, con el fin de que el rival no tenga facilidad para moverse ni sacar el balón jugado. «Quizás hay que modificarla algo», señalaban los jugadores después del partido disputado en Logroño.

«Vamos a trabajarlo con el míster», apuntaban. Dicho y hecho. Es lo que se ha puesto en práctica también en estas jornadas con el fin de plasmarlo en el rectángulo de juego. De momento, mañana, que es cuando visitará el Municipal la Real Sociedad B.

También la salida de balón es un lance en el que se quiere mejorar. Varios jugadores se encargan de esa tarea con el propósito de que no solo sea labor de un futbolista. Evitar el máximo número de fallos en las entregas y que el rival no robe la pelota cerca de los dominios de Limones es la misión para encarar los envites que aguardan estos dos últimos meses. Cinco partidos como mínimo. Esos son seguros.

El conjunto visitante se encuentra en 'tierra de nadie', en el puesto duodécimo de la clasificación. Ya sin ninguna opción de entrar en el 'play off' de ascenso mientras que al tratarse de un filial tampoco tiene la posibilidad de meterse en los puestos que conducen a la Copa.

La Real Sociedad B acumula 44 puntos tras ir de más a menos en la competición. Está más cerca de los puestos de descenso que del 'play off', ya inalcanzable a pesar de ser uno de los candidatos cuando arrancó la Liga.

Tal es así que aunque está fuera de cualquier riesgo de descenso directo, no así de la plaza de 'play out', la que conlleva jugar la eliminatoria por no bajar. Está con seis puntos más que el Real Unión –que es quien la ocupa actualmente– a falta de nueve en juego y con cuatro rivales por detrás. Pero aún no está salvado.

El último entrenamiento de la plantilla mirandesista antes de recibir al filial donostiarra tendrá lugar esta mañana, a las 11 horas. Como es habitual en la sesión previa a la disputa del encuentro, el ensayo se llevará a cabo a puerta cerrada. Así está anunciado al menos por el club. En este caso, será en Anduva, donde mañana a partir de las seis de la tarde se darán cita rojillos y blanquiazules para dirimir la antepenúltima jornada de liga del Grupo II.