Al Mirandés le urgen las salidas

Cervero tiene un año de contrato./ A. GÓMEZ
Cervero tiene un año de contrato. / A. GÓMEZ

Ni los jugadores con los que no cuenta el club ni los que quieren marchar cierran negociaciones para liberar fichas

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés tiene ya el cupo completo de fichas sénior cuando queda un mes exacto para que arranque la competición. Desde la dirección deportiva de la entidad rojilla se notificó después del último partido de la pasada campaña (fue el 9 de junio) a los propios protagonistas que no cuenta con algunos de ellos para la próxima temporada, pero estos jugadores siguen en el equipo, así que el club tiene un problema porque su objetivo es incorporar más efectivos con edades superiores a los 23 años. Necesita liberar fichas pero nadie se ha ido. Tampoco los que se supone tienen alguna oferta más suculenta para cambiar de aires.

Habrá salidas y eso es un hecho. Así se pretende en el cuerpo técnico si bien, a día de hoy, la entidad tiene las manos atadas porque no puede formalizar más contratos. Solo tiene vía libre para firmar sub 23 porque cuenta con uno en sus filas: Jon Irazabal. Llegarán, al menos, otros tres más.

El Mirandés deberá agilizar este proceso. Es el habitual 'tira y afloja' de estas fechas cuando no interesan futbolistas con contrato en vigor. El jugador reclama lo que entiende que es suyo mientras busca otro destino que puede tener ya apalabrado. Aunque no ha salido a la palestra nombre alguno, hay casos en varias líneas del equipo.

Y al revés, futbolistas que quieren marchar y el club les obliga a hacer efectiva la cláusula de rescisión de contrato. A él o a su futuro equipo. Las negociaciones, mientras tanto, no han dado sus frutos. Ya se han producido situaciones en las que se han quedado en la entidad jugadores que, después, prácticamente no disputaron minuto alguno (Josu Hernáez, Imanol...) y no quieren volver a repetirlo porque la plantilla, a día de hoy, además de estar incompleta no está formada por los futbolistas que (se prevé) empezarán las competiciones oficiales.

Además, está el caso de Andrés del Olmo. El único canterano con ficha está actualmente lesionado, lo que ya de por sí le merma su progresión. Borja Jíménez aún no ha tenido oportunidad de ver sus evoluciones (sí el director deportivo, Chema Aragón, ya en el club la campaña anterior) y aunque la idea es que el actual entrenador siga in situ su progresión, el hecho de estar ahora parado y de que permaneciese cedido en un Tercera División (Arandina) pueden propiciar que sea objeto de una nueve cesión lo que, en ese caso, dejaría libre una ficha.

Y, por otro lado, «habrá posibles salidas voluntarias de jugadores, traspasos y ahí, lógicamente, no vamos a ser los que marquemos los pasos, pero sí que la plantilla va cogiendo, poco a poco, la forma que nosotros queremos y los futbolistas que saben desde el primer momento que no se cuenta con ellos y están viendo que es así, irán abriendo la puerta», sostiene Chema Aragón, el responsable de las contrataciones de los jugadores del Mirandés.

Confiesa que «no me gustaría contratar jugadores sénior con las fichas ya cubiertas, no es mi intención, pero tampoco podemos permitirnos el lujo de perder alguna opción por esa retención que pueda haber en las salidas».

Todos los miembros de la plantilla que pueden salir de forma voluntaria tienen un año de contrato (Paris es el que más suena, incluso Cervero) y deberán hacer frente al pago correspondiente. El Mirandés no permitirá que vayan a Segunda B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos