Al Mirandés le sobraron 10 minutos

Álvaro Rey, Ernest y Marcos André celebran el gol del primero conseguido desde el punto de penalti. /O. B.
Álvaro Rey, Ernest y Marcos André celebran el gol del primero conseguido desde el punto de penalti. / O. B.

Los de Iraola jugaron una muy buena primera mitad y solo dos acciones con balones centrados desde la esquina impidieron su triunfo

XABIER LARRAÑAGA

El Mirandés, que ofreció una imagen convincente en el encuentro amistoso, se quedó con la miel en los labios y en el último suspiro se vio privado de un triunfo ante el Eibar que mereció el cuadro rojillo a pesar de ser de una categoría inferior. En el equipo de Andoni Iraola, que ganaba por 0-2 gracias a los tantos de Álvaro Rey y Merquelanz a menos de diez minutos para el final del encuentro, debutó el último refuerzo de la escuadra mirandesista, Álvaro Peña.

La motivación de jugar ante un rival de un escalafón superior fue un estímulo para los pupilos de Andoni Iraola, que salieron con más vigor y con ganas de ofrecer una buena imagen. Y lo consiguieron. En una primera mitad en la que fue más protagonista el equipo de Miranda, las ocasiones más claras en ese periodo también las protagonizaron los jugadores del Mirandés.

Avisó Ernest Ohemeng, en la primera llegada reseñable del cuadro mirandesista. Su disparo no tuvo consecuencias, pero sirvió a modo de aviso de las intenciones que tenían los visitantes, que malograron una clarísima ocasión a los 11 minutos por medio de Marcos André. Un pase entre líneas le permitió encarar a Yoel y superar al guardameta gallego. Con todo a favor, perdonó un gol que parecía casi hecho y envió la pelota fuera.

El Eibar fue poco apoco equilibrando la situación, aunque sin generar peligro ante la portería defendida por Joao Costa, que debutaba así con el Mirandés aunque en un encuentro de carácter amistoso. Un disparo cruzado del argentino De Blasis desde la zona derecha del ataque del conjunto armero se paseó por los dominios del meta portugués sin encontrar rematador. Corría el minuto 18 y hasta 12 después no volvió a aproximarse con entidad el equipo azulgrana. Fue en un remate de Quique, desde el interior del área, que llegó sin fuerza a las manos del cancerbero rojillo.

En las postrimerías del primer periodo llegó el 0-1. Álvaro Rey chutó y el colegiado apreció que el brazo de Bigas interrumpió la trayectoria de la pelota. Penalti. El propio jugador sevillano se encargó de transformar la pena máxima con un disparo que se coló por cerca de la escuadra izquierda de la portería defendida por Yoel, incapaz de alcanzar la pelota pese a su estirada.

Muy bien lanzada la pena máxima por parte del que parece que se ha convertido en el encargado de lanzar desde los once metros.

Un pique entre Enrich y Marco André, que el colegiado solventó con una charla aparte con los jugadores, marcó el inicio de una segunda mitad en la que el equipo eibarrés compareció con más ímpetu y ganas de desquitarse tras firmar una floja primera parte.

Pese a ello, le costó crear ocasiones de gol y hubo que superar el ecuador del segundo periodo para ver el primer lance destacado ante la meta de Joao Costa, quien detuvo un remate estéril de Miguel Marí. Tampoco generó mucho más peligro una semichilena de Quique, cuyo remate se fue desviado.

Un buen gol de Merquelanz, que batió con un chut raso desde fuera del área a Yoel, situó, en el minuto 77, el 0-2 en el marcador. El extremo cedido por la Real Sociedad, que estuvo más de diez meses sin poder jugar por la rotura en el ligamento cruzado de la rodilla derecha, se había lesionado precisamente ante el Eibar, en Ipurua, hace un año, justo el día que debutaba en Primera con el equipo donostiarra.

Apretó el conjunto armero al final y acabó consiguiendo su premio por medio de Escalante, que alojó en la portería del equipo rojillo un balón suelto en el área. El gol dio alas al equipo de Mendilibar, que acabó empatando cerca del final, cuando Enrich, de cabeza en un córner, alojó en las mallas un balón peinado por Paulo y dejó sin premio a un Mirandés superior durante algunos tramos del encuentro.

Pero al que le sobraron los últimos diez minutos. Ahora, la Liga.