Un operario de cámara capta un partido en Anduva desde la zona de Tribuna. / Avelino Gómez

El Mirandés se sitúa en mitad de la tabla de Segunda División en ingresos audiovisuales

Hasta 8 clubes de la categoría obtienen una menor cuantía que los 6.380.000 euros que recibe la entidad

ÁNGEL GARRAZA

El reparto de los derechos audiovisuales de la temporada 21/22 ya es público. Al Mirandés le corresponden, según la firma que gestiona el campeonato profesional de Primera y Segunda División, un total de 6.390.000 euros, que se quedan en 6,38 millones tras los ajustes, en virtud del acuerdo asambleario, que se realizan al aplicar el denominado Plan Impulso, que no es otro que el fondo CVC.

Esta cuantía revela que el Mirandés, a pesar de su modestia, se sitúa prácticamente en mitad de la clasificación de Segunda División por ingresos televisivos. Hasta ocho rivales obtienen una menor cuantía.

El club que menos captó por los derechos televisivos es el Amorebieta, ahora en Primera RFEF con 5,57 millones de euros (una vez efectuado el ajuste); a continuación, aparece el Ibiza, con 5,75 millones y acto seguido el Sanse, con 5,77 millones. El Burgos y el Alcorcón perciben una cantidad idéntica (5,87), mientras que el Lugo recauda 5,93. El Cartagena, por su parte, se queda con 6,06 millones de euros y el Fuenlabrada llega a los 6,17. El siguiente en figurar es el Mirandés con los 6,3 reseñados. Y justo por delante de la entidad rojilla figura la Ponferradina, con 6,78 millones.

¿Quién es el que más acapara? El Valladolid, ahora en Primera, con 9, 78 millones de euros. Además de esta cantidad, se suman otros 13,85 millones de compensación por el descenso. El Huesca, con 9,58 millones, es el segundo que más percibe, más otros 6, 94 millones de compensación también por bajar. El Eibar se lleva 8,89 millones y otros 19,69 por idéntico motivo que pucelanos y oscenses.

Esta vez el importe total a repartir entre los clubes de la categoría de plata ha ascendido a 158.540.000 euros, que se quedan en 158,47 millones tras proceder a la merma ya reseñada, por los 160 millones que se estipularon en el ejercicio anterior (20/21). En Primera División se distribuyen 1.426 millones, una cantidad sensiblemente inferior también a la del curso pasado.

Cabe recordar que el 70% del montante global se reparte a partes iguales entre los clubes de la misma categoría; otro 15% es por la implantación social de cada uno y el 15% restante por su posición en la clasificación en el último campeonato.

El primer clasificado percibe el 15,45% de ese último porcentaje y así se reduce de forma progresiva en función del puesto de cada equipo tras las 42 jornadas. Al Mirandés, decimocuarto, le corresponde el 2,05% y al colista, el 0,23%.

Respecto a la implantación social, los criterios que se siguen son un tercio por la recaudación en abonos y taquilla media de las últimas cinco temporadas y los otros dos tercios por su participación en la generación de recursos por la comercialización de las retransmisiones televisivas, mediante la comparativa de las audiencias medias obtenidas por cada uno en cada campaña.

El 61% del presupuesto

El Mirandés, para la temporada en curso, balance que se hará público el próximo mes de diciembre de 2023, prevé unos ingresos por televisión inferiores a estos últimos: en concreto, 5.900.739 euros, siempre según el borrador de presupuestos que acaba de presentar el consejo de administración.

Sigue siendo, no obstante, la principal fuente de recaudación de la entidad. Si las previsiones apuntan a que los ingresos globales una vez acabado el presente curso asciendan a 9.628.508 euros, el apartado de derechos audiovisuales acapara el 61,2% del total de lo que genera.

Muy lejos de los 653.308 euros que se calculan por abonados o de los 472.178 por subvenciones y los 469.410 por publicidad. En esta ocasión, asimismo, se incluyen 1.510.000 euros en el capítulo de traspasos y cesiones. Es de suponer que es debido al fichaje de Meseguer por el Granada, incluido en esta campaña al haber sido traspasado una vez comenzada la temporada.