Un Mirandés de siete nacionalidades

Joao Costa y Cristian González fueron presentados ayer. /Avelino Gómez
Joao Costa y Cristian González fueron presentados ayer. / Avelino Gómez

España, Portugal, Togo, Ghana, República Dominicana, Brasil y Uruguay confluyen en el equipo

ÁNGEL GARRAZA

Aún queda algún futbolista por venir: un lateral diestro, un pivote y quizás, algo que se valora en el cuerpo técnico, otro delantero más. Pero con independencia de los puestos que restan por ocupar y para los que todavía resta medio mes de plazo, lo cierto es que el Mirandés más internacional es el que arrancará mañana la temporada oficial en Vallecas. Es probable que las dos incorporaciones más recientes, el portero portugués Joao Costa y el defensa uruguayo Cristian González no participen este sábado en el estreno liguero porque aunque ya llevan una semana en Miranda apenas han entrenado con el primer equipo (ayer solo), pero en el conjunto rojillo confluyen hasta siete nacionalidades.

Llama la atención de todos, principalmente si no se pasa por alto que el club es un modesto que no acostumbraba a disponer en demasía de futbolistas internacionales (aunque sí los ha tenido en sus plantillas, con cuentagotas). El Mirandés, sin embargo, se expande, dentro de su humildad y ese crecimiento también se traduce en el carácter internacional que presenta, a día de hoy, la plantilla.

La entidad es cada vez más conocida (mucha culpa de ello estriba en la exitosa edición de Copa que firmó en el curso 2011/12, cuando llegó hasta semifinales, pese a ser un conjunto de Segunda B y que estuvo a punto de repetir en la campaña 2015/16, ya en la LFP quedándose en cuartos de final).

Los jugadores que llegan ya conocen al Mirandés de 'oídas' y referencias, por verlo en los medios de comunicación, por comentarios de compañeros... Ya no es ese equipo completamente desconocido, que muy pocos o casi nadie sabía situar en el mapa no hace mucho tiempo.

Prueba de ello es que Andoni Iraola va a trabajar con futbolistas de siete países diferentes. Y eso es algo que ni el Mirandés lo ha vivido con anterioridad ni él mismo después de haber pasado su carrera futbolística en el Athletic, con la singularidad por todos conocida que tiene el club bilbaíno.

Los efectivos extranjeros recalan con «mucha ilusión» en la escuadra de Miranda, como así manifestaron ayer tanto Joao Costa como Cristian González, a primera hora de la mañana en sala de prensa, con motivo de su presentación. Y agradecidos de que el Mirandés cuente con ellos en su regreso a Segunda División. El club abre fronteras y el mercado, ahora, es más amplio.

Joao Costa es portugués. El portero competirá por el puesto con Limones, titular los dos cursos anteriores en Segunda B. Y, por si acaso, Alberto también estará esperando su oportunidad. El cancerbero luso dejó el Oporto, del que se ha desvinculado, y defenderá a los rojillos esta temporada con la carta de libertad en el bolsillo. Sigue la estela de otros metas extranjeros que ha habido en los últimos años (Razak, el chileno Prieto...).

El lateral derecho, actualmente, solo tiene un inquilino. Continúa de la anterior campaña y es dominicano: Carlos Julio. En su caso, conoce el terreno y su objetivo va a ser mantenerse y hacerse con el puesto en ese costado cuando le llegue competencia.

El eje de la defensa tiene a un togolés: Simon y a un uruguayo, Cristian. Ambos llegan para aportar experiencia (aunque ninguno de los dos rebasa los 26 años). El africano puede intervenir de pivote aunque, en principio, no es la demarcación pensada para él.

A estos cuatro se suman otros dos miembros del grupo que ocupan posiciones más avanzadas: el delantero brasileño Matheus, que fue claramente de menos a más el ejercicio pasado y se convirtió en una pieza importante en la fase de ascenso a Segunda División; y en banda, Ernest, un jugador que se ha soltado en pretemporada tras permanecer prácticamente en el ostracismo en la 2018/19.

Dos países europeos: España y Portugal; otros dos africanos: Togo y Ghana y tres pertenecientes a América, los sudamericanos Brasil y Uruguay y el caribeño de la República Dominicana confluyen en una plantilla más internacional que nunca y a la que aún faltan varios miembros por incorporarse.

El lateral diestro y el pivote son los que faltan por doblar

Los 21 efectivos con los que cuenta, actualmente, en la plantilla Andoni Iraola (entre ellos, un tercer portero e Irazabal, que solo ha hecho un entrenamiento en toda la pretemporada y al que se le podría buscar una salida, máxime cuando ya se contabilizan cuatro centrales en el equipo y dos laterales zurdos) responden a la idea inicial que se ha mantenido tanto en la dirección deportiva como en el cuerpo técnico de doblar posiciones. Estarían casi todas, a excepción del lateral derecho y del pivote. Y quizás de otro delantero si es que la apuesta del míster pasa por jugar con dos puntas en algunos encuentros. Así al menos lo ha probado en pretemporada en determinadas ocasiones. Solo hay un defensa para el costado derecho: Carlos Julio, mientras que para la demarcación en el centro del campo ha jugado Guridi junto a Andrés, aunque al menos en el curso anterior el futbolista cedido por la Real Sociedad actuó más como '8', interior o en posiciones algo más adelantadas. Cerrajería, en la última prueba ante el Athletic, solo disputó los últimos 15 minutos y está por ver si Iraola cuenta con él para ese puesto. Al menos con asiduidad y no como parche y solución de emergencia. Los dos arietes son Matheus y Barco, aunque el primero tiene problemas en un tobillo.