El Mirandés rescinde el contrato de Prieto y mantiene conversaciones con Rúper

David Prieto saluda a Sergio y Bravo en su único partido de liga como titular en Anduva esta temporada ante el Tudelano. /A. G.
David Prieto saluda a Sergio y Bravo en su único partido de liga como titular en Anduva esta temporada ante el Tudelano. / A. G.

El central sevillano ya no pertenece al club y el centrocampista navarro no entrenó ayer y se reunió con la dirección deportiva

ÁNGEL GARRAZA

La primera salida se confirmó. David Prieto deja de pertenecer al Mirandés. El director deportivo, Chema Aragón, le comunicó ayer que no se cuenta con él para lo que resta de temporada y abandona el equipo. De hecho, este viernes ya no se ejercitó con sus ya excompañeros en el ensayo que llevaban a cabo en los anexos. «El Club Deportivo Mirandés SAD, tras la reunión mantenida por su consejo de administración, comunica la decisión de finalizar la vinculación contractual con David Prieto Gálvez como jugador del primer equipo. El club agradece el esfuerzo y la dedicación de David Prieto durante su etapa como jugador rojillo y le desea la mayor de las suertes en sus futuros proyectos, tanto en lo personal como en lo profesional». Así se confirmaba desde la entidad horas después del entrenamiento matinal.

Borja Jiménez no contaba con el andaluz a la vista de los datos que arroja la presencia del sevillano esta campaña mientras ha permanecido en las filas rojillas. Solo ha participado en tres encuentros de liga de los 19 que han completado la primera vuelta del campeonato de liga: jugó un minuto en Lezama ante el Bilbao Athletic y solo fue titular frente a Tudelano y Gimnástica de Torrelavega, en las jornadas 10 y 11.

Tal es así que llevaba ocho partidos consecutivos sin ir convocado los fines de semana; desde que el equipo cayó en Torrelavega por 1-0. Había desaparecido de los onces iniciales –nunca ha sido un fijo con Jiménez salvo en dos ocasiones– e incluso de las citaciones.

Todo hacía indicar que sería uno de los elegidos para salir después de que desde el club se asegurara que se producirían movimientos en este sentido.

No jugó el choque de Copa ante el Racing y sus últimas apariciones constan en la Copa Federación, el torneo que desde el cuerpo técnico se utiliza para dar minutos a los menos protagonistas y a futbolistas del filial. Tampoco ha convencido en estos compromisos. En la Liga contabiliza únicamente 175 minutos. A sus 36 años recién cumplidos deja la disciplina del primer conjunto mirandesista tras renovar el pasado mes de junio.

Su continuidad ya constituyó entonces una sorpresa. Firmó por un año más, hasta el próximo mes de junio, contrato que no cumplirá al comunicarle el Mirandés que prescinde de sus servicios.

Rúper, por su parte, tampoco entrenó ayer con el grupo. No está lesionado y también se reunió con Chema Aragón para valorar su futuro en el club. Siempre a la vista de los números, es otro de los que no goza de la confianza de Borja Jiménez. Ha seguido un camino similar al de Prieto.

Es uno de los capitanes del equipo, si bien ha intervenido en solo ocho partidos (menos de la mitad ) de la competición doméstica. En cinco fue titular (entre las jornadas 2 y 6). La última vez, ante el Sporting B. Y de eso hace ya tres meses y medio. Participó, con anterioridad, una hora en la Copa del Rey y en las últimas fechas su presencia solo ha sido para jugar entre semana.

Tampoco ha convencido a los preparadores como lo demuestra el hecho de que es otro que ha desaparecido de las convocatorias. Si hay efectivos suficientes es ya uno de los descartes, al igual que Prieto.

El de Ayegui, en cambio, no tiene descartada la continuidad. El hecho de que acumule seis temporadas en el club –cuatro en la categoría de plata– puede hacer que la cúpula de la entidad opte por su permanencia.

Al igual que Prieto no participó ayer en el entrenamiento y mantuvo una reunión con la dirección deportiva, pero sobre el navarro nada se ha confirmado. Cabe recordar que tanto él como Kijera fueron los únicos jugadores de campo que renovaron, tras agotar el contrato, bajo la presidencia de Alfredo de Miguel cuando el Mirandés descendió a Segunda B.