La zona de taquillas se ubica en el viejo graderío que será demolido en un futuro próximo. / A. Gómez

El Mirandés ratifica en LaLiga el acuerdo para recibir 7,4 millones del fondo CVC

El club se mantiene fiel a la propuesta lanzada por la patronal y de la que se desmarcó finalmente el Ibiza, además de Madrid, Barcelona y Athletic

ÁNGEL GARRAZA

La entidad mirandesista, con su presidente Alfredo de Miguel a la cabeza, no se desmarcó de lo que aprobó con anterioridad en la asamblea de LaLiga que se celebró en el mes de agosto y dio ayer luz verde junto a otros 36 clubes de Primera y Segunda a la denominada Liga Impulso para los próximos 50 años, el acuerdo estratégico alcanzado con el fondo de inversión CVC que inyecta, sin intereses, 2.000 millones de euros en el fútbol profesional. El Ibiza se sumó a Real Madrid, Barcelona y Athletic al posicionarse en contra en una votación que arrojó una abstención (Oviedo).

El Mirandés –como ya avanzó EL CORREO en su edición del pasado día 21 de agosto– obtendrá del fondo inversor CVC 7,4 millones de euros. El 40% esta temporada (LaLiga apunta que la primera cuantía se hará efectiva la próxima semana) y el resto, en las tres siguientes: ahora, con la firma del contrato; un 20% en el mes de junio de 2022, otro 20% en junio de 2023 y el último pago, también un 20%, en 2024.

En este sentido, la sustitución de la vetusta Tribuna Principal de Anduva aparece en un horizonte próximo como el proyecto principal a acometer en el capítulo de obras. De hecho, en el Ayuntamiento local ya se han dado en fechas recientes los pasos previos respecto a los criterios de ordenación urbana para que la nueva grada se pueda convertir en una realidad.

Y es que los clubes que acataron este viernes el acuerdo, entre ellos el Mirandés, se comprometen a destinar el 70 por ciento de los recursos a inversiones relacionadas con su desarrollo tanto en infraestructuras como en innovaciones tecnológicas, pudiendo disponer hasta de un 15 por ciento adicional para la inscripción de jugadores (masa salarial) y el otro 15 para la reestructuración de deuda.

El caso del club rojillo es sensiblemente diferente al de otros muchos tanto de Primera como de Segunda División. Está saneado a pesar de su modestia y de que apenas recibe ayudas del exterior. Tiene dinero en caja: hasta ahora, 5,4 millones en reserva, correspondientes a lo que se ha ahorrado en pasadas anualidades, más los otros 2,2 millones de euros del capital social.

Aun así, se cree conveniente que debe prevalecer el interés común. Lo que se pretende a nivel general, con la inyección de este fondo, es fortalecer la Liga y si eso ocurre, se entiende que repercutirá de forma favorable en el Mirandés. Si bien, a nadie se le escapa que este nuevo recurso está especialmente destinado a aquellos clubes que a causa de su nefasta gestión atraviesan una difícil situación pecuniaria, que se ha agravado a causa de todo lo que ha conllevado la pandemia.

Cabe recordar que los 2.000 millones se reparten a cambio de ceder el 11% de los derechos audiovisuales por 50 años. Se insiste en que aunque técnicamente será un préstamo de LaLiga a los clubes, el dinero 'recirculará' cada año. Estos devolverán el préstamo sin intereses –el plazo para hacerlo es de 40 años–, pero ese montante será sumado a la bolsa de ingresos audiovisuales y retornará a los equipos a través del reparto audiovisual.