Oriol Rey protege la pelota en el duelo ante la Real Sociedad B disputado el lunes en Anduva. / avelino gómez

El Mirandés quiere unas fiestas en paz

Los rojillos tienen la oportunidad de irse de vacaciones en buena dinámica y con un mínimo colchón sobre el descenso

RAÚL CANALES

El Mirandés cierra el año en Cartagena y tiene la oportunidad de disfrutar de unas vacaciones relativamente tranquilas después de un primer tramo de temporada irregular. El triunfo ante la Real Sociedad ha permitido coger aire a los rojillos, que además superaron la eliminatoria copera en Lugo, una racha que esperan aprovechar en el encuentro que baja el telón de la primera vuelta.

Los de Lolo Escobar ya tienen asegurado que se irán al parón fuera de los puestos de descenso, pero quieren escalar posiciones y llegar al ecuador con la mitad de puntos necesarios para la salvación ya en su casillero. Es el objetivo prioritario, cumplir con la media que otorga la permanencia para centrarse en los próximos días en la llegada de refuerzos.

El Mirandés visita a un Cartagena que hace tiempo se ha instalado en la zona media de la clasificación, sin tener claro si puede mirar hacia los puestos de privilegio o hacerlo de reojo a la zona baja. Su fortaleza como local es una de las principales virtudes del cloque dirigido por Luis Carrión, que baja muchos enteros a domicilio. También el Mirandés tiene una asignatura pendiente fuera de casa, ya que no gana como visitante desde hace dos meses, cuando se impuso al Ibiza.

Si desde hace varias jornadas el juego de los rojillos había experimentado una notable mejoría, aunque no se había visto acompañada de resultados, en la última semana el equipo ha encontrado los triunfos que necesitaba para coger confianza. La cita contra el filial de la Real Sociedad en Anduva ha podido marcar un punto de inflexión en un equipo que en los últimos partidos se puede recitar casi de memoria. Y es que Lolo Escobar viene apostando de forma regular por el mismo once. En Cartagena, lo hará de nuevo ya que el técnico tiene a su disposición a toda la plantilla salvo Simón Moreno, por lo que no deberá hacer rotaciones obligadas.

La única novedad podría ser el ingreso de Riquelme en la banda izquierda por Iñigo Vicente. El de Derio fue titular en Copa entre semana, lo que invita a pensar que hoy le tocará esperar su turno desde el banquillo, mientras que el mediapunta cedido por el Atlético Madrid solo saltó al campo en la recta final del encuentro.

El torneo copero está sirviendo para que los jugadores menos habituales tengan minutos y algunos están aprovechando su oportunidad. Es el caso de Marqués, que hizo un doblete en la primera ronda y que volvió a ver puerta en Lugo. Aún así, no parece que Escobar vaya a darle una oportunidad desde el inicio en la competición liguera, sobre todo por el buen momento de Camello. También Ramón Juan firmó una notable actuación, al ser el héroe de la clasificación, pero Lizoain es intocable.

El jueves, la mayor parte de futbolistas habituales no viajaron hasta tierras gallegas para tener descanso ya que la prioridad es poner tierra de por medio con la zona baja de la tabla. En la Copa, Escobar está utilizando alineaciones alternativas en las que también están teniendo su protagonismo efectivos del filial como Olguín o Sanchís.

También el Cartagena sigue vivo en la Copa y se medirá al Valencia en la siguiente ronda. Los de la ciudad portuaria esperan recuperar contra el Mirandés su versión como local, ya que los últimos tropiezos han alejado el sueño del play off y han generado algunas dudas, sobre todo el empate cosechado en la visita al Alcorcón.

Para este encuentro, Carrión solo tiene la baja de Kagaya, por lo que todo apunta a que mantendrá el once de las últimas jornadas, con la única duda de si jugará con Ortuño y Rubén Castro en punta desde el inicio, algo que la afición demanda pero que el técnico aún no se ha atrevido a probar.