a. gómez

El Mirandés quiere despegar en la tabla en su visita a Lugo

Ha comenzado bien el año y quiere demostrarlo ante un rival directo al que ya han ganado dos veces esta temporada

RAÚL CANALES

El cambio de año le ha sentado bien al Mirandés. Ni siquiera el brote de coronavirus ha frenado a un equipo que afronta la segunda vuelta con ilusiones renovadas, como demostró ante el Zaragoza. El triunfo ante los maños, unido a la buena imagen mostrada en la eliminatoria copera contra el Rayo Vallecano, invitan a pensar en que ha llegado el momento de despegar el la clasificación. s el objetivo con el que viajan a Lugo los de Lolo Escobar, donde les espera un rival directo en la lucha por la permanencia.

Una victoria en tierras gallegas serviría para afianzar la mejoría y sobre todo, para abrir un colchón de puntos con el descenso. Un tropiezo implicaría volver al punto de partida.

Para este encuentro, el entrenador recupera a todos los jugadores afectados por el Covid. El último en sumarse al grupo ha sido Meseguer mientras que Camello, Álex López y Odei ya entraron en la convocatoria copera e incluso alguno de ellos tuvo minutos. La peor noticia de los últimos días ha sido la lesión de Gelabert, que está a la espera del resultado de las pruebas médicas, aunque las primeras impresiones no son nada optimistas y todo apunta q que puede sufrir una lesión grave de rodilla que le mantendría varios meses alejado de los terrenos de juego.

Recuperar efectivos hace que Escobar dude sobre el sistema de juego a emplear en Lugo. Obligado por las bajas, en los dos últimos compromisos ha jugado con cinco defensas y carrileros de largo recorrido. Lo que parecía una solución de emergencia se ha revelado como un esquema válido con el que el equipo ha demostrado sentirse cómodo. Por eso ahora el míster se plantea mantener ese dibujo o retomar el 4-2-3-1 anterior para dar entrada a más jugadores de perfil ofensivo.

También hay futbolistas que estaban participando poco y que han aprovechado las ausencias para reivindicarse, como Marqués. El delantero ha respondido con goles y no está claro que el retorno de Camello le vaya a relegar al banquillo nuevamente. De hecho, una de las variantes podría ser jugar de inicio con ambos atacantes, algo que Escobar no ha probado durante toda la temporada.

En la convocatoria ha entrado Martín Calderón, el primer refuerzo del mercado invernal, centrocampista que ha recalado en Anduva en calidad de cedido por el Cádiz y al que Escobar define como «un mediocentro diesel, con buen disparo y buena visión de juego». El técnico conoce bien a su nuevo pupilo porque «le he padecido como rival desde que estaba en los juveniles del real Madrid» y valora la evolución que ha tenido desde su llegada al fútbol profesional, ya que a las órdenes de Álvaro Cervera ha «incorporado aspectos que antes no tenía y es mucho más completo. Nos dará cosas a balón parado».

El Mirandés visita un campo que en los últimos años no le trae grandes recuerdos, porque en el Anxo Carro se consumó un descenso de categoría y posteriormente los gallegos han logrado dos permanencias in extremis al ganar a los rojillos.

Sin embargo, en los dos duelos más recientes entre ambos equipos, han salido victoriosos los mirandesistas. Tanto en Liga como en Copa, esta temporada, el Mirandés se ha impuesto a los gallegos, racha que espera prolongar esta tarde.

Los locales tendrán la baja de Gerard Valentín, uno de sus futbolistas más determinantes y que deberá cumplir sanción tras ser expulsado la pasada jornada. Tampoco estará Canella, que arrastra molestias musculares, ni Mayoral, operado de la rodilla.

El conjunto dirigido por Rubén Albés marca actualmente la salvación aunque tiene un partido menos, ya que por culpa de un brote de coronavirus tuvo que aplazar su duelo contra el Almería, que disputará el 19 de enero. Para los gallegos, la cita de esta tarde supone también una buena oportunidad de dar un salto en la clasificación y alejar el abismo del descenso.

El encuentro lo pitará el colegiado manchego, Arcediano Monescillo.