Borrar
El italiano tiene perfilado el once inicial para el trascendental duelo. Avelino Gómez
El Mirandés está preparado para dar «el último paso»

El Mirandés está preparado para dar «el último paso»

Alessio Lisci se muestra satisfecho con el trabajo semanal de los suyos y quiere que su equipo salga con «personalidad» al Carlos Belmonte

Toni Caballero

Miranda de Ebro

Viernes, 24 de mayo 2024, 14:31

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Todos hubiéramos firmado en julio llegar en esta situación a las últimas dos jornadas. Estamos fuera del descenso y, además, sabiendo que dependemos de nosotros al cien por cien para salvarnos. Tenemos bala y media, este fin de semana también dependería de otros equipos, pero tenemos mucha ventaja. Hay que esforzarse estos 200 minutos que quedan. Todos hubiéramos firmado llegar con esta situación, pero no quita que tengamos que dar el paso final para hacerlo bueno», claro y directo, con un sosiego impropio de quién vive una situación tensa y con todo en juego, así ha comparecido el entrenador mirandesista, Alessio Lisci, en la previa del encuentro frente al Albacete.

El cuadro de Miranda ha gozado de una semana «larga» para preparar la penúltima cita de la temporada regular ante un conjunto manchego que ya ha sellado su permanencia en la categoría de plata un año más. Sin embargo, el romano no se fía y quiere que los suyos cuiden cada detalle para que el choque se decante para los rojillos.

«Todo lo que enfoquemos hacia fuera y no hacia nosotros, es un error. No depende de nosotros cómo vaya a saltar el Albacete, sí que depende de nosotros saltar a hacer un partido muy bueno. Eso hemos trabajado esta semana, intentar hacer las cosas muy bien. Hemos trabajado muy bien, hemos tenido tiempo para entrar en detalles del partido y lo hemos preparado bien, estoy contento. Pero es lo de siempre, el balón se empieza a mover con los 22 jugadores y hay que aprovechar los momentos clave para que se decante a nuestro favor. Tenemos claras las ideas que queremos proponer, a ver si nos sale», avisaba el preparador transalpino en rueda de prensa.

Il capitano tiene claro tanto el continente como el contenido, por eso ha reiterado hasta la extenuación el concepto que quiere que sus pupilos trasladen al campo. A su vez, a falta de despejar un par de dudas «porque el equipo ha entrenado muy bien esta semana», también tiene decidido el once que saltará al césped del Carlos Belmonte.

En otro orden de declaraciones, en relación a los nervios propios de las últimas jornadas. Lisci aseveraba que «nosotros hemos demostrado que tenemos mucha personalidad. Hemos solventado muchos obstáculos a lo largo del año y tenemos que salir al campo a hacer nuestro partidos y ya está. Todos los pensamientos que no sumen, fuera de la cabeza. Nosotros, a lo nuestro, que si hacemos las cosas bien, sabemos que estaremos cerca de conseguir el objetivo».

Salir bien

El desarrollo del encuentro contra el Elche arrojó que el equipo ha repasado la importancia de saltar bien al campo tanto en la primera parte como a la vuelta de vestuarios. Asimismo, pese a que Lisci haya descartado que los goles encajados en los primeros minutos, ante Sporting o Racing, entre otros, respondan a la falta de concentración, todo el organigrama rojillo es consciente de que el equipo ha de tratar de emular su primera parte en A Malata para que todo fluya de manera más fácil.

«No creo que los goles que hayamos encajado tan temprano sean un problema de falta de concentración. Antes de Gijón, éramos el único equipo que no había encajado en los primeros quince minutos. Se dan casualidades y hay que analizarlo todo, pero creo que no existía ese problema. Está claro que hay que salir al campo de forma activa y no reaccionar. Intentar dar el primer golpe, como hicimos en Ferrol, y eso nos ayudó muchísimo para el resto del partido. Intentar hacerlo de nuevo. Ser nosotros los primeros que golpean en el encuentro», argumentaba el italiano.

Por último, el cuerpo técnico también ha incidido esta semana en dejar atrás el pensamiento tóxico inherente a lo no logrado. El triunfo el viernes de san Juan hubiese supuesto un golpe definitivo a la tabla clasificatoria, pero se acabó escapando. Entonces, el vestuario se quedó con un sabor agridulce que ha ido desapareciendo con el transcurso de los entrenos.

«Al final del partido había algunos jugadores que se quedaron un poco tristes porque teníamos muy cerca la victoria, hubiese significado la salvación. Pero hemos tenido mucho tiempo para entender que el punto nos permite estar fuera de descenso. Hemos cargado pilas y estamos con muchísimas ganas. Esto es fundamental, que tengan muchas ganas de competir de nuevo. Hemos entrenado muy bien y estamos preparados», zanjaba Lisci antes del penúltimo baile de la temporada mirandesista.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios