El Mirandés pasa a la semifinal pese a perder

Riki, Carlos Julio y Antonio Romero felicitan a Claudio Medina después de que el leonés lograra el primer gol /J. I. U.
Riki, Carlos Julio y Antonio Romero felicitan a Claudio Medina después de que el leonés lograra el primer gol / J. I. U.

Hizo bueno el 1-0 obtenido en la ida de la Copa RFEF tras caer en Gal en un duelo con goles de Claudio, Yanis y Cerrajería

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés jugará la semifinal de la Copa Federación a pesar de caer en un partido con festival de goles. Copero.

Es una competición para que los jugadores rojillos hagan méritos con el fin de volver a ganarse el puesto en los encuentros de los fines de semana y, al mismo tiempo, para que no pierdan ritmo. Así, participaron en el once Melli, Cerrajería, Yanis y Claudio Medina, cuatro futbolistas que han sido titulares con cierta regularidad (el barakaldés, bastante menos), además de Antonio Romero, uno de los fijos de Jiménez los domingos y que ayer intervino por primera vez en los últimos partidos de este torneo copero para equipos de Segunda B y Tercera. A éstos se sumaron los canteranos Riki, en un lateral, y Zunzunegui, en el ataque.

El encuentro comenzó con una ocasión clara de Beitia, que no supo culminar cuando se encontraba a escasos metros de Guillermo. Sin embargo, quien golpeó primero fue el Mirandés, que dejaba a los seis minutos encarrilada la eliminatoria. Yanis tiró, Sequeira no pudo atrapar el balón y el rechace cayó a Claudio Medina, que envió la pelota al fondo de la red. 0-1 y con el valor doble de los goles en campo contario, los rojillos se ponían en clara ventaja en el marcador.

A partir de ahí, los de Jiménez se hicieron con el control de la pelota. Fueron minutos en los que el Real Unión acusó el tanto encajado, hasta que en una aproximación por banda derecha de Lizarraga, su internada derivó en el centro del navarro; Guillermo no llegó y Jorge Galán remató para lograr la igualada.

La diana espoleó a los locales, que gozaron de varias oportunidades claras para deshacer las tablas. Hasta que en el minuto 26, un centro de Eizmendi fue rematado de volea por Etxaburu para adelantar a los guipuzcoanos. Los de Irún se situaban a solo un tanto de la remontada.

El hecho de ser un encuentro copero se notó en la falta de rigor defensivo. Principalmente, en la primera parte. En ese continuo toma y daca, Ernest se fue por su banda y Yanis culminó para establecer, de nuevo, las tablas. Con solo media hora de juego, ya se habían anotado cuatro goles, lo que dejaba claro cómo se afrontaba el emparejamiento.

La segunda mitad arrancó con la entrada de Kijera en lugar de Ernest, que había sufrido un golpe en el tobillo al igual que sucedió en el partido de ida. El canterano Molpe, poco después, se sumó al choque en detrimento de Claudio.

El dominio del Mirandés en la reanudación tuvo sus frutos. Tras un fallo de la zaga local, los rojillos se adelantaron merced al tanto de Cerrajería. Dejaba ya casi sentenciada la eliminatoria porque los de Irún necesitaban tres goles más.

La tuvo Galán, pero falló al rematar de cabeza en una segunda mitad en la que los de Jiménez se mostraron superiores. Elevaron la presión y la intensidad. Ya no era un partido de ida y vuelta.

Galán, sin embargo, marcó en una de las escasas llegadas de los de casa el tercero de su equipo. Fue de falta directa; en la siguiente jugada, acabó expulsado Yanis por simular una falta en el área. Tenía ya una cartulina amarilla. Con diez hombres jugó los últimos veinte minutos, si bien el adversario corrió la misma suerte al dejar el campo Lizarraga a falta de seis para el final. En el 93 anotó Javi Martínez el cuarto, que no impidió el pase del Mirandés.

 

Fotos

Vídeos