Riquelme, Hassan y Arroyo se ejercitan a puerta cerrada en una de las sesiones que se han llevado a cabo durante esta semana. / cdm

El Mirandés no tiene ni para hacer un once

Solo cuenta con 10 jugadores disponibles ante el Zaragoza y debe echar mano del filial de Tercera para completar el equipo

ÁNGEL GARRAZA

mirandA de ebro. El regreso a la competición el primer domingo de 2022 está marcado por las incidencias que rodean la actualidad del Mirandés. Esta semana comunicó un total de 19 positivos por Covid entre jugadores, miembros del organigrama técnico y empleados del club. En la previa, Lolo Escobar anunció en la previa del viernes que solo tenía 10 jugadores disponibles de la primera plantilla, cuyos nombres no han trascendido, por lo que han aumentado las bajas. Con este panorama recibe esta tarde (18.15 horas) al Zaragoza, en otro duelo importante para lograr la permanencia en la categoría.

A la ya incómoda situación, en términos de clasificación, en la que se encuentra un equipo que es el que marca actualmente la salvación, se suma el coronavirus, un lastre que, desde que comenzó la pandemia, está afectando de forma especial al Mirandés porque no es la primera vez que presenta un cuadro elevado de contagios. Hubo que aplazar dos encuentros el curso pasado y ahora, llega demasiado mermado para arrancar el segundo tramo, el definitivo, de una competición en la que se ha mostrado irregular aunque todavía no ha pisado en ningún momento los puestos de descenso.

Hay once bajas seguras. Hasta ayer, al menos, se contabilizaban estas ausencias. Han podido, incluso, aumentar en las últimas horas en función del resultado que deparen los nuevos test a los que se somete el plantel. La información que se ha trasladado desde la entidad durante esta semana ha sido escasa sobre esta cuestión al objeto de no dar pistas, además de secundar la ley de protección de datos. El martes se suspendió el entrenamiento y desde el miércoles entrenan los disponibles.

Siempre según las imágenes que ha hecho públicas en sus medios oficiales el club, se podría contar para esta tarde con los dos porteros, Lizoain y Ramón Juan, además de con Carreira, Riquelme, Hassan, Anderson o Marqués, que son los que aparecen en diferentes momentos de las sesiones que han tenido lugar durante estos últimos días. No obstante, alguno podría haber dado positivo en las últimas horas.

Los entrenamientos no han podido ser como técnicos y futbolistas hubieran deseado y tras una semana de parón, es evidente que no es lo más adecuado para afrontar un choque tan exigente, como todos los de Segunda.

Acertar una alineación se antoja misión imposible porque no hay futbolistas suficientes. Habrá que echar mano del filial. Hasta esta tarde, cuando se facilite el once inicial y se compruebe quiénes son los miembros del plantel que juegan no se podrá determinar quiénes son los 'sanos' y los que están confinados.

Los de Escobar, en estas condiciones, buscarán la quinta victoria en doce encuentros como local después de que en la primera ronda hayan disputado 11 como anfitrión, saldados con cuatro triunfos, dos empates y un total de cinco derrotas.

El Zaragoza, mientras tanto, llega por encima del Mirandés en la tabla, si bien solo tiene tres puntos más que los rojillos, por lo que un triunfo de los locales serviría para igualar a los aragoneses después de que en el choque de la primera vuelta disputado en La Romareda el resultado fuera de empate a un gol, tras el obtenido en el minuto 96, en la última jugada del partido, por Brugué.

Los maños, al menos hasta este fin de semana, presentaban solo un positivo por Covid, el del defensa Pep Chavarría. Nada que ver con lo que tiene el Mirandés. El visitante es, de los clubes que han notificado positivos hasta el inicio de esta jornada, el que menos afectados tiene.

Juan Ignacio Martínez (JIM), su técnico, tiene la baja, asimismo, de Carlos Nieto para la línea defensiva al ser operado del tabique nasal. No arriesgará con su presencia, así que no se descarta que el canterano Clemente ocupe el costado izquierdo de la zaga en Anduva. Gámez, en el lateral diestro y Jair y Francés parecen seguros en la retaguardia.

El argentino Vada hizo hincapié en que «estamos trabajando mucho el aspecto táctico» ante un equipo, el Mirandés, al que «le gusta jugar el balón».

El colegiado Luis Mario Milla Alvendiz, perteneciente al Comité territorial andaluz, ha sido el árbitro designado para dirigir el partido. El sevillano dirigió el último Tenerife-Mirandés (1-2). Víctor Areces Franco, del Comité asturiano, será el encargado del VAR.