El Mirandés hace oficial la salida de Rúper

Rúper recibió el cariño y se despidió este pasado domingo de la que ha sido su afición durante casi seis campañas. /A. G.
Rúper recibió el cariño y se despidió este pasado domingo de la que ha sido su afición durante casi seis campañas. / A. G.

La entidad prescinde del futbolista de la actual plantilla que llevaba más tiempo en el club: cinco temporadas y media

ÁNGEL GARRAZA

Era un secreto a voces, que se intensificó al final de la semana pasada cuando Rúper, al igual que Prieto, no entrenó en la sesión del viernes y tras caerse de nuevo de la convocatoria ante el Izarra, Gorka Kijera hizo que saltara al campo después del partido para despedirse de la afición, en especial de los seguidores ubicados en la grada de animación. Solo era cuestión de que el club lo confirmara de forma oficial. Y así lo hizo el día después. Rúper ya no pertenece al Mirandés tras cinco campañas y media como rojillo.

El jugador, visiblemente emocionado el domingo, no quiso hablar entonces porque prefiere hacerlo en días sucesivos. También personal del club, que ha coincidido todo este tiempo con el centrocampista, no podía reprimir la emoción en una jornada que, aunque de paisano, fue la última vez que a sus 31 años pisó Anduva como futbolista del Mirandés el ya excapitán.

«El Club Deportivo Mirandés SAD, tras la reunión mantenida por su consejo de administración, comunica la decisión de finalizar la vinculación contractual con Roberto López Esquiroz como jugador del primer equipo. El club agradece el esfuerzo y la dedicación de Rúper durante las temporadas que ha defendido la camiseta rojilla y le desea la mayor de las suertes en sus futuros proyectos, tanto en lo personal como en lo profesional. Gracias capitán». De esta manera se hacía oficial y pública la decisión de prescindir de sus servicios.

El fútbol no sabe, o muy poco, de romanticismos. Rúper deja el equipo a mitad de campaña, con todo por decidir, en un conjunto que mantiene sus aspiraciones intactas y a las puertas de un partido, el del próximo domingo en El Sardinero, que puede ser trascendental para el devenir de la Liga aunque resta todavía un mundo para que concluya el campeonato de la regularidad.

Era conocido, sin embargo, a tenor de las alineaciones y convocatorias que el de Ayegui no entraba en los planes del cuerpo técnico. Había desaparecido incluso de las citaciones siempre que Borja Jiménez contase con efectivos suficientes para completarlas. Era uno de los descartes, al igual que David Prieto, cuya desvinculación del club se anunció el pasado viernes. En su caso, antes del último encuentro.

El entrenador ha hecho jugar antes a Romero, Hugo Rama, Álvaro Bravo, Cerrajería e incluso a Melli en la teórica posición de Rúper, por lo que se trataba del último centrocampista de la plantilla. Tal es así que solo ha intervenido en el actual curso en ocho partidos de liga (menos de la mitad ) de la competición doméstica. En cinco, fue titular (entre las jornadas 2 y 6). La última vez, ante el Sporting B. Y de eso hace más de tres meses y medio. Participó, con anterioridad, una hora en la Copa del Rey y en las últimas fechas su presencia solo ha sido para jugar entre semana los choques correspondientes a la Copa Federación.

Era, no obstante, uno de los capitanes y hombre de confianza de Alfredo de Miguel, junto a Gorka Kijera. Ambos fueron los únicos que renovaron contrato de la plantilla que consumó el descenso a Segunda División B (Sergio Pérez lo tenía en vigor). Los dos son (eran, en el caso de Rúper) el vínculo entre la plantilla y el presidente Alfredo de Miguel.

A buen seguro que al mandatario mirandesista le habrá sido poco menos que traumático prescindir del jugador. El factor deportivo, en cambio, ha podido más y se ha preferido buscar una salida lo más digna posible para el futbolista en lugar de que permaneciese más de media temporada relegado al ostracismo.

«Hoy finaliza mi etapa como jugador del Mirandés, por el que me he dejado la piel en el campo, he intentado dar lo mejor de mí, he luchado y he creído firmemente en todo lo que representa el club», indicó a través de una extensa carta publicada en las redes sociales. «Siempre llevaré a Miranda y al Mirandés en mi corazón. Me niego a decir adiós, siempre será un hasta pronto».

De momento, nada ha trascendido oficialmente sobre su futuro, pero es posible que el centrocampista continúe su carrera deportiva (con 31 años aún le quedan varios) en un equipo vasco del mismo grupo segundo de la categoría de bronce.

 

Fotos

Vídeos