El Mirandés eliminó al Sevilla en octavos de final de la última edición copera (3-1). / AVELINO GÓMEZ

El Mirandés ingresa 245.000 euros por la Copa y los de Primera reciben más de 1 millón

La Federación reparte menos cuantía que LaLiga y premia a los equipos más grandes aunque otros lleguen a las mismas rondas

ÁNGEL GARRAZA

s un reparto, aprobado por la Federación Española, que premia a los equipos grandes, a los de Primera División aunque lleguen al mismo cruce o incluso inferior que otro club de una categoría diferente. Es lo que ha sucedido esta última campaña con el Mirandés. A pesar de plantarse en semifinales y de ser el auténtico animador de la Copa del Rey en una edición histórica para el club, cobra bastante menos que cualquier conjunto de la élite que alcanzó esa ronda o se quedó antes en el camino.

Las cifras aprobadas por el ente federativo revelan que la entidad de Miranda percibe unos 245.000 euros por su exitoso periplo copero, en el que se quedó a un solo encuentro de disputar una final que todavía está en el aire en cuanto a celebración a causa de la pandemia. Los de Primera, sin embargo, ya reciben un millón solo por el mero hecho de ser de esa categoría.

Una diferencia, esos 800.000 euros, que para un grande que llega a las rondas finales, acostumbrado a jugar competiciones europeas y, en cualquier caso, a mover muchos millones de euros de presupuesto por diferentes conceptos, puede pasar desapercibida, pero para un club como el Mirandés, que maneja cifras notablemente inferiores en una localidad pequeña, le supone un importante perjuicio.

La cuestión es que hasta la temporada pasada era LaLiga la que comercializaba también la Copa del Rey, al venderla dentro de un paquete global. Ahora es la Federación Española la que asume ese compromiso, que ha llegado unido a la reestructuración que ha acometido en el sistema de competición: partido único hasta semifinales, presencia de quipos de Regional desde los primeros emparejamientos y programación de la Supercopa en Arabia, que sigue pendiente, como está todo, de la evolución de la pandemia.

Solo que el ente federativo diferencia entre Primera y Segunda División a pesar de llegar al mismo cruce que los equipos de la élite, lo que motivó en fechas recientes, como se recordará, que el Mirandés reclamase en Madrid estar en igualdad de condiciones en este torneo a la hora de percibir las cantidades económicas. No ha sido así, como se comprueba cuando se han dado a conocer las cifras.

Para el organizador, no es lo mismo un club de la máxima categoría que uno del segundo escalafón futbolístico nacional en la competición de la Copa, algo que es difícil de entender. Tendría, quizás, que ser al revés: al humilde que llega a los mismos cruces que los grandes, nada menos que a una semifinal, debería recibir más ayuda. No obstante, el carácter de humilde en la Federación solo se contempla para clubes de Segunda B, Tercera División y Regional aunque, posteriormente, se hacen distinciones entre los de Primera y Segunda.

Desde el club ya se solicitó tiempo atrás el mismo reparto en idéntica competición, reclamación que no fue atendida. La Federación, que en fechas recientes ha dado el visto bueno a las cantidades, lo vende además por la mitad de dinero de lo que invertía la patronal de los clubes profesionales en la Copa. Lo que también ha venido en perjuicio del Mirandés.

Antes, LaLiga ponderaba los últimos cinco años (el Mirandés llegó a cuartos cuando estaba ya en Segunda), se repartían cuantías durante el ejercicio... y ahora, ha sido al final del curso cuando se ha determinado.

En definitiva, es la misma competición y el conjunto rojillo llegó a la penúltima ronda, pero cobra bastante menos que los de Primera. Los equipos de la categoría de plata, en este sentido, son los que más pierden en una competición pensada para ayudar al fútbol aficionado y para que en las rondas finales lleguen los grandes (la semifinal es a doble partido).