Un Mirandés en estado de alerta

El entrenador del Mirandés, Borja Jiménez, en el anterior encuentro disputado en Anduva. /A. G.
El entrenador del Mirandés, Borja Jiménez, en el anterior encuentro disputado en Anduva. / A. G.

El técnico rojillo cree que «tras los buenos resultados anteriores se rebajó algo la atención; queremos pasar página de Torrelavega con un triunfo ante el Amorebieta»

ÁNGEL GARRAZA

Siempre que se encaja una derrota, lo que más se desea es que llegue cuanto antes la siguiente jornada para resarcirse de ese resultado adverso. El Mirandés, que no estaba acostumbrado a caer, lo hizo por primera vez quizás ante el rival y en el momento más inesperado, máxime después de ver la primera parte ante la Gimnástica, que bien podía haber acabado con un 0-2 favorable a los rojillos, que fallaron un penalti y a los que se les anuló un gol. No fue así, de tal manera que futbolistas y cuerpo técnico han recuperado el «estado de alerta», siempre necesario para un equipo llamado a ser protagonista del grupo segundo de la categoría de bronce.

Y es que, tal y como reconoce el propio Borja Jiménez, «se podría haber bajado un poco», de forma inconsciente, dados los óptimos resultados obtenidos con anterioridad, entre ellos el 1-3 favorable conseguido en Lezama, la primera victoria en casa ante el Tudelano...

«Después de una derrota lo que interesa es que llegue cuanto antes el domingo para volver a sentirte ganador, que empiece el partido para retomar buenas sensaciones y terminar así de pasar página», sostiene el entrenador.

Tiene claro, al hilo de esta cuestión, que «cuando pierdes, todo el mundo se pone en alerta: el cuerpo técnico, los jugadores y todo el entorno; en el fútbol, ganar o perder es habitual y depende de un gol o de un penalti, como fue nuestro caso en El Malecón. Y ese estado de alerta, que podía haber bajado por los últimos resultados, nos ha vuelto a activar a todos».

La plantilla, al igual que el inquilino del banquillo, tenía muy claro cuando terminó el partido en Torrelavega que hay que recuperar a la mayor brevedad posible los tres puntos que no se pudieron contabilizar en tierras cántabras. La siguiente oportunidad se presenta ya mañana ante el Amorebieta. «Se trataba de una semana importante de entrenamientos, se ha hecho un buen trabajo, todavía nos falta la sesión de mañana (por hoy) pero creo que vamos a llegar en muy buenas condiciones al partido del domingo», asegura.

El cuadro vizcaíno es otro equipo que se ubica en puestos de descenso, zona en la que también se encontraba la Gimnástica en la anterior jornada. Ese encuentro no tuvo el desenlace esperado ni deseado, así que la lección está bien aprendida por parte de los protagonistas que, este domingo, vestirán de rojillo.

«Los números también daban como favorito al Mirandés el pasado domingo, podía ser un rival propicio, pero también tenemos claro que no debemos confiarnos ni dar por hecho nada», resalta el abulense.

Aporta, además, otros ejemplos de adversarios que también se han dejado puntos el último fin de semana: «la Real Sociedad empató en Amorebieta, el Oviedo B acabó en empate y en Segunda B, si tú no estás a tu mejor nivel está todo muy igualado y cualquier equipo puede ganar a otro».

La receta, por lo tanto, no ofrece ningún genero de dudas: «lo que hay que hacer es mantener el estado de alerta, ser conscientes de que son tres puntos muy importantes, igual que los que se ponen en juego en todos los encuentros, para tratar de conseguirlos aquí».

Acerca del Amorebieta, Jiménez recuerda que «ha perdido algún jugador con respecto al equipo del año pasado; sin embargo, lo que le hemos podido ver es que se trata de un equipo muy compacto, que el otro día contra la Real Sociedad tuvo todo muy controlado y el partido ante el Leioa, se le escapó por un percance». Desde el cuerpo técnico se estima que «es un rival como muchos de este grupo, muy aguerrido, muy agresivo, que trabaja muy bien las segundas jugadas y que tiene muy clara la forma de atacar».

Jiménez considera que la línea a seguir tiene que ser la misma en cuanto al estilo y a los hombres a utilizar a pesar de haber perdido contra la Gimnástica. Habrá modificaciones en la alineación, pero tampoco se prevé una revolución en el once inicial porque «ni cuando ganamos en Bilbao éramos muy buenos ni ahora somos muy malos».

Confirma que «cambios habrá, porque los hay casi todas las semanas, pero siempre en función de esa rotación de jugadores y de que somos conscientes de que estamos aún en noviembre y de que hay que tener el mayor número de efectivos disponibles para hacer el once».

Confiesa que «ya en los meses de abril o mayo puedes tener más claro qué es lo que quieres para cada semana y cuidar a esos jugadores, pero ahora pienso que lo fundamental es que todos los futbolistas aporten, que se sientan importantes en el equipo y que vayamos sumando y acumulando minutos».

A la espera de cómo se desarrolla la sesión de hoy, todos los efectivos han entrenado con normalidad y están disponibles; los 21 jugadores. «Que se ganen en los entrenamientos jugar el domingo», subraya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos