El Mirandés es el equipo de toda la Segunda B que más veces remata a la portería contraria

Los lanzamientos con los pies o la cabeza son habituales en los jugadores rojillos. /A. G.
Los lanzamientos con los pies o la cabeza son habituales en los jugadores rojillos. / A. G.

El conjunto rojillo lidera este capítulo del juego al contabilizarse casi 15 tiros de media por partido en los nueve encuentros disputados

ÁNGEL GARRAZA

El dato es «elocuente», tal y como se apunta desde el área técnica del primer equipo rojizo. El Mirandész es el equipo de los 80 que compiten en los cuatro grupos de la división de bronce que más veces tira a la portería contraria por partido. La media es de casi 15 por encuentro, un registro que nadie supera tras las nueve jornadas ya disputadas y que es el que maneja el club en las anotaciones que realiza cada fin de semana.

Las aproximaciones con tiro final han sido muchas más en varios choques que se han jugado en casa. Así, ante el Barakaldo se contabilizaron 25 lanzamientos que solo se tradujeron en un gol para la escuadra de Borja Jiménez. El hecho se repitió ante el Sporting B al superarse en aquel duelo la veintena de remates (con la cabeza, el pie, tiros desde lejos, etcétera) mientras que ante el Real Unión también fueron más de quince en otra cita que terminó como las anteriores en Miranda: con reparto de puntos pese a que las llegadas de los locales al área visitante fueron numerosas.

«Solo falta acertar», apuntan los jugadores cuando se hace referencia a que aún no se ha ganado en casa a pesar de que es uno de los conjuntos que mejor fútbol desarrolla con balón. Es una labor en la que están inmersos todos los componentes de la plantilla, lo mismo que cuando se trata de defender.

«Con las llegadas que hacemos, algún gol vamos a marcar seguro, así que hay que extremar la atención en labores defensivas», sostiene de forma habitual el técnico mirandesista. Una tarea que atañe, asimismo, a todo el grupo, porque el primero que defiende es el delantero de referencia (Matheus o Claudio), con la presión alta que intenta aplicar el Mirandés en cada cita.

La media de tiros desciende algo cuando el equipo juega fuera de casa. Es lo que la rebaja, en total, a casi 15. Sin embargo, la efectividad es mayor. Se multiplica. El día que menos veces tiró y, por lo tanto, se acercó a los dominios del meta visitante fue en el partido frente al Izarra en Merkatondoa. Era la jornada inaugural y en la segunda mitad apenas se aproximó para crear peligro. Pero fue la excepción que confirma la regla. Porque aunque en menos ocasiones que cuando juega en casa (ante el Racing fue el partido en el que menos tiró de los cuatro jugados como anfitrión) el número de dianas conseguidas es más elevado cuando actúa como foráneo.

Anotó cuatro en Tabira ante el Durango en la segunda salida de la Liga; tres consiguió en La Planilla frente a un Calahorra que se encontraba en racha y con la dinámica ganadora del ascenso y otros tres en Lezama ante un Bilbao Athletic que llevaba 14 meses sin caer en estas instalaciones en un partido de liga regular. Fuera, llega mucho menos pero marca más. Significativo.

Al margen de este dato que lidera el Mirandés, si se analizan otros se observa que el Racing es el más goleador de los 80 equipos de Segunda B al materializar 18 dianas en 810 minutos. Hoy en día, además, los avances tecnológicos y una mayor profesionalización posibilitan un seguimiento más exhaustivo, también de Segunda B, que en épocas anteriores era impensable en esta categoría.

Otras cifras que arroja el devenir de Segunda B tras los dos primeros meses recoge que el equipo que gana más duelos aéreos es el Arenas de Getxo. Las peculiares características de su rectángulo de juego ayudan a que este rival del Mirandés encabece esa faceta.

El Sporting B, también del Grupo II, es el que más balones recupera, según los datos aportados por Federico Montalto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos