El conjunto rojillo se ejercitará el jueves y el viernes en estas instalaciones. / villarreal cf

El Mirandés se hace equipo grande y se concentra desde mañana en Castellón

Jugará el sábado ante el Villarreal B y entrenará en su ciudad deportiva desde el jueves en unas jornadas de convivencia para toda la plantilla

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés no sabe lo que es concentrarse unos días en otros destinos. Cuando en verano, muchos equipos de fútbol profesional viajan, incluso al extranjero, para hacer parte de sus pretemporadas en otros climas, en el club rojillo no es algo que entre en sus planes. Todo lo contrario. No se cree necesario y la disponibilidad económica tampoco permite estos dispendios. Sin embargo, la novedad llega esta semana cuando desde la entidad se anuncia que la plantilla de Joseba Etxeberria se concentrará en Castellón desde mañana. El partido ante el Villarreal B se juega el sábado, a las 16.15 horas, así que la expedición adelanta el viaje varios días.

El plan habitual contemplaría viajar el viernes para jugar el día después. No obstante, en el cuerpo técnico han creído conveniente efectuar el desplazamiento mañana. Todo ello, principalmente, para fomentar la convivencia de un grupo nuevo de jugadores, casi todos ellos muy jóvenes, con el propósito de que se vayan conociendo entre sí. Es un aspecto fundamental para que un colectivo pueda alcanzar los objetivos y éxitos deseados.

Se estima en la entidad que es la mejor forma de 'hacer piña', de conjuntar al bloque e interiorizar conceptos en el terreno puramente deportivo. De ahí que la plantilla realizará los últimos entrenamientos de la semana en la ciudad deportiva del Villarreal, que cede las instalaciones al Mirandés para preparar el encuentro que le medirá con su filial.

Todos regresaron ayer a las sesiones. El grupo se ejercitó en el campo 2 de los anexos de Anduva tras realizar una primera parte del trabajo en el gimnasio del estadio y una segunda ya sobre el césped con rondos y ejercicios con balón.

El equipo parará hoy, tendrá día de descanso, y retomará el trabajo en la matinal del miércoles en el horario habitual (10.30 horas) a puerta abierta. A las tres de la tarde de mañana es cuando partirá la expedición en autobús rumbo a Castellón, donde se concentrarán todos hasta después de la disputa de la cuarta jornada del campeonato de Segunda División.

Es cuando regresarán a Miranda, una vez concluido el choque ante el segundo conjunto amarillo. También lo harán en autocar para llegar durante la noche del sábado al domingo. Antes, no obstante, llevarán a cabo dos ensayos en las instalaciones del club castellonense, prácticas que se han programado para las cinco de la tarde tanto del jueves como del viernes.

A Etxeberria le gusta entrenar un día antes del encuentro a una hora similar a la fijada para la disputa del choque de competición. En esta oportunidad, sus jugadores lo harán durante dos días consecutivos. Se ejercitarán a las 17 horas, 45 minutos después de la disputa del partido del fin de semana, que se jugará en la ciudad deportiva Pamesa Cerámica. El domingo será día de descanso.

El reto es lograr la primera victoria. Tanto de la temporada como de la pretemporada porque el Mirandés aún no sabe desde que arrancó el trabajo el mes de julio lo que es adjudicarse un triunfo. Viajará con esa intención: superar al Villarreal B.