Lizoain ha brillado en el último tramo, en el que se han concedido 5,8 disparos a puerta por partido. / Prensa2

El Mirandés ha disparado menos que sus rivales en 4 de los últimos 5 choques

El cuadro de Lolo Escobar ha protagonizado 19 disparos a puerta y ha recibido 29 en sus últimos 5 encuentros

TONI CABALLERO

El entrenador del Club Deportivo Mirandés, LoloEscobar, confesó estar muy satisfecho con el trabajo realizado por los suyos el pasado domingo en tierras baleares. El importante triunfo mirandesista fue clave para sumar tres puntos en un partido mucho más disputado de lo que, a priori, deja entrever el marcador. De hecho, el Ibiza fue el que más disparo de los dos conjuntos (5 veces entre los dos palos y 8 fuera, 4 y 1 del Mirandés), sin embargo, el talento ofensivo y la pegada se acabaron imponiendo en el choque, que también contó con un Lizoain espectacular.

Con este escenario, y pese al importante triunfo a domicilio, el técnico extremeño del Mirandés deberá apoyarse de nuevo en su gran sentido analítico para radiografiar el momento que atraviesa su equipo y no dejarse engañar únicamente por los resultados. Y es que, echando la vista atrás, resulta evidente que el Mirandés todavía no ha encontrado la tecla defensiva que equilibre su funcionamiento. Tanto es así que en 4 de los últimos 5 encuentros que ha disputado, su rival ha disparado más veces y le han generado más ocasiones de gol.

Aparentemente, este guarismo no guarda tanta relación con el funcionamiento ofensivo, sino con la solidez. «Al Mirandés le llegan mucho» y «tenemos problemas con cada centro, nos rematan todas», son dos de los principales lamentos de los aficionados rojillos en cualquier bar de la ciudad. El Mirandés ha registrado 19 disparos a puerta en las últimas jornadas de liga, cerca de 4 por encuentro; mientras que Raúl Lizoain ha visto como le disparaban en 29 ocasiones.

La eficacia de cara a puerta ha desnivelado los choques ante Ibiza y Eibar (6 tiros a puerta del Mirandés por 12 del Eibar) y, curiosamente, esta virtud del equipo de Escobar se vio opacada tres semanas atrás en El Plantío en el único choque de los últimos 5 en el que el Mirandés ha disparado más que su rival (10 contra 8), entre dentro de los postes y fuera. Una semana antes, el Mirandés cayó ante el Leganés en Anduva por 1 a 2, protagonizando los mismos disparos a puerta que los pepineros (4) y 2 menos fuera de portería. Por su parte, en Tenerife se llevó el triunfo con 2 goles en los únicos 2 disparos a puerta que realizó en todo el encuentro mientras que los tinerfeños llegaron a probar la meta rojilla en 5 ocasiones.

En definitiva, el Mirandés ha anotado el 42% de los disparos a puerta que ha efectuado en las últimas 5 jornadas de Segunda División, 8 goles en 19 tentativas a palos; un 19,5% si tenemos en cuenta el total de 41 disparos entre dentro y fuera. Por otro lado, sólo le han anotado el 24% de los 29 tiros que ha recibido en la portería de Lizoain, que se encuentra en un gran momento de forma, 7 goles en 29 tiros.

Todos estos guarismos dibujan un escenario en el que el conjunto rojillo está sobresaliendo por su eficacia en el último tercio de campo, pero en el que también está concediendo aproximadamente 6 disparos a puerta del rival en cada choque. Por ello, el equipo deberá seguir trabajando para juntar líneas y no fiar tanto a la puntería.