El Mirandés despide a Cervero y el delantero anuncia que denunciará al club en el juzgado

Cervero dejó ayer cabizbajo las instalaciones de Anduva./Avelino Gómez
Cervero dejó ayer cabizbajo las instalaciones de Anduva. / Avelino Gómez

El ovetense insiste en que su deseo siempre ha sido quedarse en el club y que desechó una «importante oferta» del Castellón

ÁNGEL GARRAZA

«El Club Deportivo Mirandés ha decidido rescindir la relación contractual con el hasta jugador rojillo Diego Cervero Otero, a fecha 30 de agosto de 2018». Así hizo público el club que el jugador deja de pertenecer al Mirandés tras renovar en diciembre. Es una decisión, sin embargo, que el delantero ha puesto en manos de sus abogados «porque me tengo que defender. Me han despedido y nos veremos en el juzgado», aseguró.

El ovetense, previamente, dejó las instalaciones de Anduva minutos antes de las 13.00 horas. Había recogido sus pertenencias, que introdujo en la furgoneta en la que se marchó después de despedirse, visiblemente emocionado –es lo que reflejaban sus ojos– de varios aficionados que se encontraban en el exterior del campo y de los reporteros gráficos que se habían dado cita para cubrir el acto de presentación de los dos últimos jugadores que, por ahora, han recalado en el equipo.

Poco después, el director deportivo Chema Aragón dejaba las explicaciones oficiales de la entidad para que sea, en próximos días, el presidente Alfredo de Miguel, quien las ofrezca. «No seré yo quien hable, no porque no quiera sino porque creo que no debo; que sea el presidente el que os explique el motivo de la salida del pichichi del año pasado, que había sido renovado en diciembre con un aumento salarial importante». Aragón admitió que «no era lo deseado ni lo que esperábamos».

Cervero, por su parte, quiso ofrecer su versión. Desmintió que hubiera contactos con el Salmantino, «otros equipos sí que me llamaron, el Castellón, pero no hubo nada con el Salmantino». Uno de los comentarios que más se ha escuchado en Miranda es que se había declarado en rebeldía. «¿Yo?, pero si soy el hombre al que más le gusta entrenar. Ni he estado lesionado con sobrecarga, me apartaron; hay un mogollón de cosas que me he tenido que callar».

Insiste «y me reitero, en que quería seguir en el Mirandés; es más, ojalá me retirase en este club. El presidente habló con el presidente de otro club (Castellón), que me ofrecía más años (dos) y más cantidades que aquí; me dijo que si quería me iba gratis y yo le contesté que no, que quería seguir en el Mirandés y eso es una realidad. Él (De Miguel) me dio un abrazo y se mostró encantadísimo».

Cervero reconoce que «tuve un día una discusión con el entrenador, pero son cosas que se tienen con todos; yo sé lo que hice mal y lo que hice bien. Ese incidente fue el 14 de agosto y a mí me despiden el día 30. Quería seguir aquí y no tengo nada. Estoy aún en Miranda (ayer por la tarde) y tengo 24 horas para encontrar equipo. Desmiento cien por cien que tuviese otro destino y que haya forzado para salir». El Castellón, en este sentido, anunció el día 29 el fichaje de Muguruza, ex de la Real.

Subraya que «la relación con el mister era buena» y niega que no le guste el sistema del nuevo entrenador. «Si viste el partido ante Osasuna, creo que el nivel que di fue muy bueno. Eso ya lo dice todo».

¿Qué ha ocurrido entonces para que el club le despida? «Eso es lo que me pregunto. El club me ofreció marcharme gratis y no quise; mi intención era seguir aquí», responde.

De hecho, «si ahora viene el presidente y me dice 'te readmito', yo estaría encantado de volver. Más claro que el agua lo digo».

El extercer capitán subraya que «es uno de los días más tristes de mi carrera futbolística»

El club pagó a Cervero hasta el día trabajado. Al ser un despido unilateral nada más recibe. «No me llevo nada más, eso que quede claro», afirma antes de aclarar que la relación con la plantilla y el cuerpo técnico era buena. «Me habían ratificado otra vez como el tercer capitán, por detrás de Kijera y Rúper. Estuve el otro día en el partido (en Merkatondoa) animando al equipo, me marché de los últimos. Creo que más implicación no se puede pedir y repito que si viene ahora el presidente y me readmite yo vuelvo».

Hace hincapié en que «estoy en perfectas condiciones físicas, sin ninguna sobrecarga, ni la he tenido antes aunque psicológicamente ahora no estoy bien».

El Mirandés jugó su último amistoso en Llodio el día 18 de agosto ante el Vitoria. No disputó un solo minuto a pesar de que viajó. «Después, estuve corriendo por mi cuenta y haciendo una serie de ejercicios», lo que sorprendió sobremanera al ser el punta que más había intervenido en la pretemporada.

¿El técnico le dio alguna explicación por no jugar? «No, no volvió a hablar conmigo desde aquel día». ¿Desde cuándo? «Desde el día 17 de agosto, uno antes del amistoso. Volvimos a hablar (después del incidente del día 14), no nos entendimos y no lo hicimos más. Yo lo que quiero es que se sepa la verdad y voy con ella hasta el final».

Cervero lamenta que se haya llegado a esta situación. «Me da mucha pena, ya lo dije hace meses: que quería salir en los libros de historia del Mirandés; que si me lo pide el presidente, vuelvo. Rechacé una oferta muy alta (del Castellón), el presidente me llamó para trasladarme esa opción, la rechacé y me dio un abrazo. Yo no quiero irme, tengo aquí el campo perfecto, la afición perfecta, todo perfecto para jugar».

Quiso agradecer el «trato recibido» en Miranda. «Al público, a los comerciantes, a la prensa, a la gente de los bares, a la casera, todos se han portado muy bien conmigo. De forma espectacular, puedo decir que dejo amigos en Miranda fuera del fútbol. Hoy (por ayer) es uno de los días más tristes de mi carrera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos