Lizoain, con gesto de desolación, tras encajar el primer gol del partido, obra del israelí Weissman. / prensa2

El Mirandés desanda el camino

Los rojillos volvieron a ser muy frágiles en defensa y repitieron errores que ya parecían solucionados. La reacción de los dos últimos partidos se queda por ahora en un espejismo tras otro primer tiempo para olvidar

RAÚL CANALES

Cada vez que parece que el Mirandés da un paso al frente, el siguiente partido retrocede el camino andado y vuelve al punto de partida. Ante el Lugo, los rojillos mostraron una leve mejoría defensiva, pero solo fue un espejismo. Ayer en Valladolid, fueron nuevamente ese equipo blando al que le generan ocasiones con mucha facilidad y que únicamen