El Mirandés cierra la portería y el eje de la defensa con los fichajes de Joao Costa y Cristian González

El guardameta portugués Joao Costa llega libre al Mirandés tras desvincularse del Oporto. /La Verdad de Murcia
El guardameta portugués Joao Costa llega libre al Mirandés tras desvincularse del Oporto. / La Verdad de Murcia

El club rojillo hace oficial las incorporaciones del guardameta luso, que llega libre y del central uruguayo, que recala a préstamo del Sevilla

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés tiene ya tres porteros, que es lo que pretendía cuando empezó a trabajar: Limones, Alberto y Joao Costa. Y cuatro defensas centrales: Odei, Sergio González, Simon y Cristian. Dos demarcaciones que, por lo tanto, quedan cerradas en el mercado estival al estar integradas por el número deseado de efectivos.

El documento que faltaba para que todo estuviese en regla en el caso de Cristian González llegó desde Sevilla ayer por la tarde y el Mirandés pudo hacer oficial el fichaje del defensa uruguayo, cedido por el club hispalense, que se encuentra en Miranda desde la semana pasada y que ya se ha ejercitado en Anduva durante estos días.

Al igual que Joao Costa, el portero portugués que estaba pendiente de un trámite burocrático similar, resuelto también durante la jornada del miércoles. En su caso, ya no pertenece al Oporto y llega libre para jugar en el Mirandés una temporada. Ya sí son, ambos, futbolistas rojillos y el club pudo, por fin, anunciar sus incorporaciones tras solventar los problemas administrativos, ajenos a la entidad rojilla, que han provocado que se retrasara su puesta a punto a las órdenes de Iraola.

«No es una cuestión nuestra en este caso, son papeles que deben llegar y que tienen que estar en regla y nosotros lo que podemos hacer es meter más urgencia tanto a la Federación como al club o a quien proceda», manifestó Chema Aragón horas antes de que se resolviese todo. «Esperamos que a lo largo del día se pueda solventar». Y así fue.

Eso sí, todo hace indicar que estos dos efectivos no podrán contar para Andoni Iraola de cara al primer envite del campeonato que tendrá lugar el sábado contra el Rayo Vallecano. Quedan dos sesiones de entrenamiento y ni Joao ni Cristian se han ejercitado todavía con la primera plantilla. Así que deberán acumular ensayos e interiorizar conocimientos de su nuevo míster.

«Con trabajo, creo que podemos lograr que casi todos estén a disposición, vamos un poco apretados de tiempo con estos dos últimos porque estamos ya a miércoles, mañana (por hoy) es festivo en España pero intentaremos ofrecer a Andoni todos los jugadores que se pueda».

El cancerbero luso recala para competir por el puesto con Limones. La sorpresa es que llega con la carta de libertad. Pertenecía al Oporto, club que lo cedió al Cartagena el pasado curso y en medios lusos se hablaba de su llegada a Miranda a modo de cesión. No será así y firma por una temporada.

Joao Paulo Santos da Costa (Barcelos, 1996) «es un portero joven y con mucha proyección, ágil bajo palos y que destaca, además, en el juego aéreo. Posee buen juego de pies por lo que es capaz de sacar el balón jugado desde atrás con su defensa», señalaron desde el área deportiva del Mirandés. Joao Costa se ha criado futbolísticamente en el Oporto desde categorías inferiores, quemando todas las etapas en los filiales del conjunto portugués hasta llegar al primer equipo, con quien ha realizado varias pretemporadas. El curso pasado, el portero portugués jugó en calidad de cedido en el Cartagena, en lo que sería su primera experiencia en el fútbol español, jugando 30 partidos y siendo portero titular en el 'play off' de ascenso.

El central Cristian González (23 años), por su parte, es un defensa uruguayo «con mucho poderío y presencia física, contundente en el cuerpo a cuerpo», tal y como definen al futbolista desde su nuevo club.

Con 1'84 metros de altura, Cristian posee «un potente salto que lo hace resolutivo en las acciones aéreas defensivas y peligroso en situaciones de área contraria, con capacidad para desenvolverse bien y buscar el cabezazo», se señala en la carta de presentación al revelar el fichaje esperado desde hace unos días y que, finalmente, ha cristalizado.

El futbolista, «con gran futuro y proyección», aseguran, «abandonó pronto su país, con tan solo 20 años, para firmar por el Sevilla procedente del Danubio, con quien llegó a disputar la Copa Libertadores. Con los de Nervión disputó más de 30 partidos en sus dos temporadas con el filial en Segunda División A y, tras el descenso de los sevillanos, emigró la temporada pasada al Twente holandés». Cristian viene de hacer «un auténtico temporadón», ensalzan desde la entidad rojilla, logrando el campeonato de Segunda División y el ascenso a la Eredivisie, «siendo un jugador clave, bien como central o en ocasiones como lateral derecho, jugando un total de 36 partidos. En el plano estadístico, un gol y dos asistencias el curso pasado, que se suman a los otros dos goles conseguidos con el Sevilla Atlético».

Se cierra así el puesto de central con cuatro efectivos, lo que supone que Irazabal deberá salir de la plantilla si su deseo es disponer de minutos. No los tendrá en la categoría de plata con el Mirandés y lo mejor para un futbolista joven y todavía con proyección es que los acumule en Segunda B. Queda por determinar a qué acuerdo llegan el club y el futbolista y su entorno para buscar una salida que satisfaga a todas las partes.

Respecto al resto, un lateral derecho y un pivote, que es lo que faltaría por llegar según las previsiones, Aragón explicó que «no depende de mí, lo que quiero es acertar, no fallar, sobre todo por precipitación, que a estas alturas puede sonar un poco a cuento pero esto está montado así. Hasta el día 3 de septiembre está abierto el plazo y no depende de Chema. Depende de los movimientos, de los jugadores que están sin equipo o en otro club, que se piensan bien las cosas y la parte importante es madurar todo. Ahora, queremos ver competir al equipo en Vallecas, que viene lo de verdad porque hasta ahora los tres amistosos han sido tres sesiones de entrenamiento».