El Mirandés B cierra un año notable en la sexta posición de la categoría Tercera RFEF

T. C.

El Club Deportivo Mirandés B concluyó la primera vuelta de competición en Salamanca, ante el C.D.Ribert, y despidió el año en sexta posición y empatado a puntos con el quinto, el Real Ávila C.F., que marca actualmente la zona de playoff de ascenso de ascenso a Segunda División RFEF.

El filial rojillo salió en esa última jornada de la zona privilegiada que da billete a la disputa de la fase de promoción de ascenso, una posición que los de Jonathan Prado habían logrado mantener durante prácticamente toda la primera vuelta del campeonato.

Los últimos resultados del cuadro jabato han impedido finalmente cerrar el año en esos puestos a los que aspira el filial, pero muy cerca a su vez de ellos. Con ese objetivo volverán en 2022 para enfrentarse en su primer partido del año a uno de los rivales directos por el playoff, la Arandina C.F. El equipo ribereño que recibirá a los rojillos en El Montecillo el segundo fin de semana de enero.

El filial mirandesista tratará de retomar la buena inercia futbolística a la vuelta de navidades. El conjunto rojillo está llamado a pelear por las posiciones de ascenso a Segunda RFEF después de militar, en años anteriores, en la ya extinta Tercera División del fútbol español, lo que equivale a la segunda categoría de la federación en la actualidad.

Con la tranquilidad de haber logrado ya el objetivo principal de la temporada pasada, que era la permanencia en Tercera División, el Mirandés B afrontó el último tramo de la pasada campaña en el grupo VIII, ahora en el subgrupo D, con el objetivo de acabar entre los dos mejores de la clasificación global para poder jugar la fase final por el ascenso a la nueva Segunda RFEF.

Los jabatos no lograron conseguirlo en un final de infarto ante el Burgos Promesas, pero completaron una temporada sobresaliente y ahora miran con ambición a los puestos altos.