El Mirandés apura al máximo

El presidente, Alfredo de Miguel, apuesta por no realizar grandes dispendios en fichajes para no desestabilizar las arcas rojillas ni el vestuario. /A. G.
El presidente, Alfredo de Miguel, apuesta por no realizar grandes dispendios en fichajes para no desestabilizar las arcas rojillas ni el vestuario. / A. G.

La entidad rojilla intenta captar cesiones de jugadores de equipos que militan en una categoría superior y que no hayan tenido minutos en la primera vuelta

ÁNGEL GARRAZA

El club apura al máximo el plazo para fichar los dos jugadores: uno, ocupará la demarcación de medio centro y otro, la de delantero. Aún no han llegado y mañana termina el periodo habilitado para incorporar futbolistas que militan o hayan jugado en fechas recientes en otros equipos. A partir del día 1 de febrero se podrían sumar efectivos que se encuentren en paro siempre que existan fichas libres, pero esa no parece que vaya a ser la intención del responsable del área deportiva, Chema Aragón. Nunca lo ha sido al menos.

Las negociaciones estarían «bastante avanzadas», tal y como se indica desde la entidad, aunque lo cierto es que hasta anoche nada había trascendido desde las oficinas de Francisco Cantera. «En muchas ocasiones se espera hasta el final», dijo el director deportivo y es una situación que se va a cumplir.

Hoy, no obstante, podría haber novedades. Y es que hay de tiempo hasta el último minuto de mañana si es que el jugador es nacional o juega en España o bien hasta las seis de la tarde de este mismo jueves si llega del extranjero, por aquello del Certificado de Transferencia Internacional, necesario para recalar en el país.

Nada se ha hecho oficial desde el Mirandés. Se intenta llevar todo con el máximo sigilo con la finalidad de no entorpecer las negociaciones ni que terceros entren en la puja por el futbolista deseado por Aragón y, principalmente por Borja Jiménez, el entrenador del primer equipo.

Uno de los jugadores cuyo nombre sonó en los últimos días es Javi Rey. Un mediocentro gallego, que coincidió con Aragón en el Guijuelo pero ayer, a última hora de la tarde, el Racing de Ferrol anunció su fichaje y hoy entrenará ya con los gallegos.

El club tiene una máxima: no desmembrar el vestuario. Ese es uno de los motivos, además de la habitual política de austeridad que sigue el consejo de administración al no destinar grandes cantidades económicas a fichajes, en virtud del cual en el club se intenta echar las redes sobre conjuntos que militan en superior categoría con el fin de captar jugadores, a modo de cesión, que no hayan tenido minutos en la primera vuelta de la temporada con sus respectivos equipos.

Hay muchos futbolistas que están en el mercado, tanto en las posiciones de ariete como de centrocampista, a los que «no puede llegar el Mirandés», se insiste cada vez que sale a relucir este asunto. Nada tiene que ver la política que sigue el club rojillo con la de la entidad cuyo primer equipo se sitúa por delante en la tabla: el Racing.

A golpe de talonario, ha formado «una plantilla estratosférica», término que utiliza el técnico del Barakaldo, Aitor Larrazabal, para referirse a este adversario. El Mirandés juega en otra liga en lo que a contrataciones se refiere. Para no desestabilizar las arcas rojillas, en esta su segunda temporada consecutiva en la categoría de bronce, donde los ingresos son muy inferiores en todos los capítulos a los que se recaudaban en la LFP y para no desestabilizar el vestuario, otro de los argumentos que esgrime Alfredo de Miguel, el presidente.

Así que el perfil de futbolista que persigue el club es más bajo en este sentido. Es una de las razones por las que se apura hasta el final y por la que se pretende, si es posible, captar efectivos en calidad de prestados hasta el final de temporada.

Con esas premisas, Aragón habría preguntado por jugadores localizados, incluso, en otros ámbitos, alejados de Miranda. Es el caso del Granada, según asegura el periodista Ángel García. El mediocentro andaluz, José Antonio González, firmó en verano por dos temporadas con el club rojiblanco, si bien apenas ha disputado partidos con el actual líder de Segunda.

El cordobés tiene 23 años, si bien solo suma 43 minutos. Es un medio no exento de cualidades físicas, que mide 1,83 metros de altura y que en su club de origen lo quieren ceder. La pierna que mejor utiliza es la izquierda.

Alberto Martín, es otro mediocentro del Granada, que solo contabiliza 300 minutos en el campeonato doméstico. Destaca por sus cualidades defensivas, tiene 29 años y mide 1,79. Son algunos futbolistas que pueden estar en la órbita de un Mirandés que entre hoy y mañana incorporará al centrocampista y al delantero.

En la sesión que se llevará a cabo el viernes tendrán que estar entrenando ya los dos elegidos y que quieran enrolarse en las filas del Mirandés al menos hasta el mes de junio con el fin de participar en la misión que tiene encomendada el equipo, que no es otra que el asalto a Segunda División.

A día de hoy, y con las salidas de Rúper y Prieto, dispone de una plantilla de 19 efectivos. Se antoja corta para el ambicioso reto que tiene en mente el equipo de Miranda.

 

Fotos

Vídeos