Plantilla, cuerpo técnico y el personal que acompaña y trabaja para el primer equipo, en la despedida de la temporada. / Avelino Gómez

El Mirandés acaba decimocuarto, la cuarta mejor posición en sus 8 temporadas en LaLiga

Las 52 unidades es la puntuación que más veces ha repetido desde que inició en el año 2012 su andadura por Segunda División

ÁNGEL GARRAZA

Anoche se dio carpetazo a la Liga regular en Segunda División. El Mirandés, que había jugado el viernes, ya sabía que iba a concluir con 52 puntos en su haber. Quedaba determinar su posición final. Tras su goleada al Fuenlabrada, las opciones pasaban por terminar decimoquinto o bien decimocuarto si perdía el domingo el Ibiza ante el Oviedo. Los baleares cayeron por 3-2 en el estadio Carlos Tartiere y los rojillos adelantan, por lo tanto, un puesto. Acaban, con el mismo número de unidades que los ibicencos pero con mejor golaveraje al ganarles los dos encuentros, en Can Misses por 0-2 y en Anduva por 4-0, en la decimocuarta plaza.

Es su cuarta mejor clasificación en las ocho temporadas que han contado con la presencia del equipo de Miranda en el fútbol profesional. A mediados del próximo mes de agosto arrancará su novena participación en el segundo peldaño futbolístico.

Finaliza lejos del pozo, en concreto cinco puestos por encima, después de obtener 15 victorias, igualar otros siete encuentros y perder los 20 restantes en las 42 jornadas disputadas. Con -4 en el golaveraje tras lograr 58 goles a favor, una cosecha que, como ya reflejó este periódico, es la mejor de toda su historia en Segunda. Y encajar 62, una de las más altas.

O ganaba o perdía

Ya se ha repetido en ocasiones precedentes que el Mirandés se ha caracterizado por un juego alegre y dinámico al estar formado por una plantilla muy joven, la segunda de la categoría con menos edad, y con mucho talento en la parcela ofensiva. Pues bien, eso se ha notado en que ha sido un equipo que o ganaba o bien perdía sus partidos.

No ha especulado con los resultados. Porque, por un lado, no iba con su estilo y, por otro, por su inexperiencia. Porque no estaba en sus genes ese 'otro fútbol', del que sí tiran otras plantillas más veteranas.

El dato es revelador. El Mirandés es el segundo que menos encuentros ha empatado de toda la categoría: solo siete (el Cartagena suma seis). En su estreno en Málaga y en Alcorcón (0-0); ante el Eibar en Anduva e Ipurúa (3-3 y 1-1), en La Romareda frente al Zaragoza, en Fuenlabrada y en Anduva ante el Oviedo (1-1).

En el cómputo global, si se comparan las notas finales en las ocho temporadas, hasta en tres de ellas el conjunto de Miranda ha terminado la competición con 52 puntos. Además de la que concluyó el pasado viernes para el bloque de Joseba Etxeberria, se contabilizaron esos dígitos en la del debut, después de protagonizar una sobresaliente segunda vuelta, que le sirvió para remontar y lograr la permanencia. En aquella ocasión, el cuadro de Carlos Pouso terminó en la decimoquinta plaza.

Varios años más tarde se dio idéntica puntuación y posición que en el estreno en la categoría. En la campaña 15/16. Es, por lo tanto, el registro más habitual que firma el cuadro jabato. Salvo contadas excepciones, son puntos que conllevan la permanencia, auténtico objetivo del club.

La mejor temporada de la historia para todos los mirandesistas tuvo lugar en el ejercicio 2014/15. En aquella oportunidad, el equipo entrenado por Carlos Terrazas finalizó en el lugar más elevado que ha ocupado hasta la fecha: fue octavo, con 59 puntos. Hace siete años es cuando logró su récord de puntos. Es, por ahora, el techo de la entidad.

En el curso 13/14 terminó en puestos de descenso (decimonoveno, con 50 puntos). En la 16/17 fue colista, con solo 41 unidades acumuladas, mientras que en las dos más recientes al margen de la que acaba de concluir, se situó en una zona cómoda al quedar clasificado en mitad de tabla.

En la 20/21, suya fue la décima plaza con 54 puntos, dos más que ahora, y en la 19/20, concluyó un puesto por detrás, undécimo, aunque con dos puntos más: 56 en total.