Una minipretemporada de dos semanas

En los entrenamientos no falta intensidad. /Avelino Gómez
En los entrenamientos no falta intensidad. / Avelino Gómez

El Mirandés reparte cargas de trabajo físico y profundiza en el apartado táctico con balón en unas sesiones a los que se sumó Matheus

ÁNGEL GARRAZA

Una pretemporada de dos semanas. Es lo que lleva a cabo actualmente la plantilla del Mirandés sin tener tanto en mente, como así era hasta la fecha, el partido que le aguarda el próximo domingo (18 horas) en Anduva ante el Vitoria. Son ensayos, en cierta forma, atípicos para tratarse de la recta final de la Liga, con solo dos encuentros por delante. Pero el conjunto rojillo no acabará la competición el día 19 de mayo como la mayoría de rivales sino que seguirá, como mínimo, dos fines de semanas más, en la primera eliminatoria de 'play off', cuando comenzará a afrontar, ya sí, los partidos más trascendentales de toda la temporada.

Todo lo que haya hecho durante estos meses no servirá de nada. El 25 o 26 de mayo arrancará un campeonato nuevo en el que pretende terminar con éxito tras los seis choques que quiere jugar. Cuerpo técnico y plantilla son conscientes de ello y, por este motivo, tienen en mente encarar los dos últimos envites ligueros a modo de preparación.

Las cargas de trabajo físico se combinan con la evolución de aspectos tácticos. Y es que a estas alturas de curso, avanzado ya el mes de mayo, no es muy habitual ver en los anexos la ejecución por parte de los futbolístas de tablas de ejercicios individuales, también de suelo mediante la utilización de los balones de entrenamiento para reforzar piernas y musculaturas.

No obstante, el hecho de que el Mirandés vaya a seguir compitiendo origina que los responsables técnicos hayan optado por desarrollar una tarea específica con el fin de afrontar con las mejores garantías la fase de ascenso. Tal es así que es previsible que en alguno de los dos choques que restan de la competición de la regularidad no se encuentren a pleno rendimiento. Y sí con las piernas más pesadas, a imagen y semejanza de lo que ocurre durante cualquier verano, cuando la tarea física y las cargas de trabajo son más intensas que en el resto de cualquier temporada regular.

Ahora, desde que todos reanudaron la actividad el pasado miércoles, solo será durante unos días. Acto seguido, en la parte final de los ensayos toca profundizar en el capítulo táctico. A nivel posicional de los efectivos, cómo, dónde y cuándo efectuar la presión y las diferentes vías para sacar el balón jugado desde atrás, así como para protagonizar las llegadas al área rival.

Todo ello, bajo la atenta mirada de los integrantes del cuerpo técnico, quienes distribuidos en diferentes zonas del campo no pierden detalle de lo que acontece sobre el terreno de juego. Ya lo dijo Borja Jiménez el pasado sábado, una vez finalizado el duelo ante el Sanse: «No habrá Vitoria ni Arenas». Estos dos compromisos servirán solo para «llegar mejor» a lo que realmente importa, que es el 'play off'. Y ahí entra el deseo de evolucionar en aspectos defensivos y ofensivos con el propósito de que los rojillos sean mejores en las dos áreas, que es donde se deciden los partidos. Y más aún si se trata de cruces decisivos en los que está en juego no solo el futuro de los equipos (plantillas y cuerpos técnicos) sino, principalmente, el de los clubes.

No arriesgar con nadie

Ese argumento también se amplía al capítulo preventivo. A día de hoy, la consigna es no arriesgar con nadie, de tal manera que hay jugadores que continúan un plan específico para propiciar su regreso al grupo a la mayor brevedad posible y siempre con vistas a las rondas finales.

Es lo que hacen estos días Álvaro Bravo y Matheus. El brasileño, en este sentido, ya se sumó al colectivo en la sesión matinal de ayer para ocupar en los ejercicios con la pelota la posición de delantero en uno de los equipos. El día anterior y en varias ocasiones de la semana pasada entrenó en solitario y en el gimnasio. Que es donde sigue el centrocampista madrileño.

El mediocentro recibe, asimismo, los cuidados de los fisioterapeutas. No se ha incorporado todavía junto al resto de compañeros en lo que va de semana. La idea es la misma: que esté en condiciones el 25 de mayo. Jugó de titular el pasado sábado frente a la Real Sociedad B después de que en días anteriores también se tomasen precauciones con él al decidir que no acabara alguna de las sesiones de preparación.

El partido ante el filial donostiarra supuso el punto de inflexión de la campaña, que sin darla por acabada porque el interés radica en ganar los últimos encuentros, lo cierto es que todo está enfocado al 'play off'.

El plantel, que recibió esta semana la visita de los niños y niñas de la guardería de Anduva al final del entrenamiento, volverá a entrenar esta mañana en el campo 2 de los anexos, a las 11 horas, a puerta abierta. La del sábado es la práctica fijada a puerta cerrada, al menos el último tramo, tal y como se recoge en el plan anunciado desde el club.