Meseguer está listo tras entrenar con normalidad

A. G.

El primer equipo realizará esta tarde la última sesión preparatoria antes de visitar mañana al Amorebieta en Lezama (21 horas). Lo hará a puerta cerrada sobre el césped de Anduva y, salvo imprevistos, con Meseguer en la dinámica del grupo.

El centrocampista ha estado 'entre algodones' esta semana como consecuencia de unas molestias musculares que sufre en la pierna derecha, contratiempo que arrastra, principalmente, desde el partido contra el Burgos. No participó en el entrenamiento del martes que supuso la vuelta al tajo para la plantilla, sino que llevó a cabo una recuperación diferencial, en el gimnasio, con los cuidados de los fisioterapeutas.

Ayer, entrenó con normalidad. El murciano se apunta al duelo frente al equipo de Haritz Mujika. Realizó todos los ejercicios e intervino como 'comodín' en todos los partidillos, motivo por el cual está listo para mañana.

Sin Oriol Rey y Calderón

Quienes no entrarán en la convocatoria serán los dos centrocampistas que actualmente se encuentran en la 'enfermería'. Tanto Oriol Rey como Martín Calderón siguen con sus problemas físicos, que son los que han impedido su presencia en las citaciones anteriores y tampoco estarán este viernes, en uno de los encuentros que se adelantan al fin de semana para jugarse en viernes.

Esas son, en principio, y a falta de solo la prueba de hoy, las únicas bajas que tiene Etxeberria para afrontar la jornada 36 del campeonato de Segunda División. La lista de futbolistas que integrarán la expedición a tierras vizcaínas estará formada por los mismos efectivos que en el anterior partido. La delegación mirandesista partirá a su destino mañana, el mismo día del partido, al aprovechar la cercanía existente con Lezama.

La consigna transmitida a los jugadores es que no bajen sus prestaciones y que mantengan la misma mentalidad, con independencia del puesto que ocupa el rival en la clasificación, unas posiciones de las que hace escasas fechas no estaba el Mirandés tan distanciado. Los protagonistas están ya suficientemente mentalizados de ello.