Merquelanz: «Ya no valen excusas de que somos principiantes y cada jugador debe dar lo mejor»

Merquelanz, ante Ernest en una acción del entrenamiento de ayer. /A. G.
Merquelanz, ante Ernest en una acción del entrenamiento de ayer. / A. G.

El mediapunta del Mirandés cree que los fallos individuales «nos están matando; ya es hora de dar cada uno un paso hacia delante»

ÁNGEL GARRAZA

Propósito de enmienda. Es la conjura que se hace por parte de una plantilla que necesita sumar los tres puntos en Anduva con el fin de no verse muy descolgada para aspirar a los puestos que permiten la permanencia en la categoría. Merquelanz es quien se erige en portavoz por un día de un equipo al que solo le vale el triunfo este domingo en la cita frente al Fuenlabrada. Afirma con rotundidad que «ya no nos sirven las excusas de que somos principiantes o debutantes en la categoría; llevamos diez jornadas, tenemos que dar un paso al frente y estar más juntos y unidos que nunca para que las victorias vayan llegando».

El mediapunta rojillo es consciente de que «a todos nos gustaría sumar los tres puntos todos los días, pero es verdad que está siendo una categoría muy complicada» y de que entre unas y otras circunstancias, «estamos teniendo mala suerte en partidos puntuales, en los cuales no hemos podido conseguir la victoria, pero por errores nuestros se nos han escapado los tres puntos».

Si bien, al margen de la mala fortuna, que también ha acompañado en algunas ocasiones, el de Irún reconoce que ha habido falta de contundencia atrás y de pegada arriba. «Sí que es cierto. Al final, nos limita mucho nuestros errores puntuales, tanto en defensa como en ataque, así que cada uno tenemos que buscar nuestra mejor versión».

Tiene claro que todo pasa por «dar un paso hacia delante y arrimar el hombro. Cada jugador debemos buscar nuestro mejor nivel porque, de esa manera, es como el equipo va a rendir mejor y vamos a lograr los resultados positivos».

La próxima cita para ver cumplido ese deseo tendrá lugar el próximo domingo a las 12 del mediodía frente al Fuenlabrada. «En casa tenemos que hacernos fuertes, Anduva tiene que ser un fortín, con nuestra afición, con nuestra gente», expone al argumentar que si el Mirandés quiere salir del pozo los puntos que se ponen en juego en Miranda se antojan vitales para un equipo como el rojillo.

La premisa para que todo esto se produzca sí que se da. Es en lo que, asimismo, insiste el futbolista. «El grupo está unido remando todos en la misma dirección. Queremos obtener los tres puntos y dar una alegría a la afición en casa».

Porque –continúa– «sabemos que tenemos que empezar a sumar de tres en tres, ya que, al final, sumar solo un punto y hacer una derrota después, lo que conlleva es que siempre estés con el agua al cuello, en la zona baja y sin tranquilidad».

A pesar de ello, Merquelanz opta por no echarse más presión añadida que la que emana de buscar los tres puntos en cada partido. «La gente no se está volviendo loca, estamos trabajando bien en los entrenamientos, en el día a día para conseguir los tres puntos el fin de semana. Lo que tenemos que hacer es compenetrarlo todo bien en defensa y en ataque, hacer un partido serio sin cometer tonterías».

Apunta que, en Ponferrada, «cuando nos metieron gol el equipo se puso nervioso; cambió el estilo de juego y creo que eso es lo que hay que intentar mejorar: cuando recibamos un tanto en contra ser fieles a nuestro estilo, seguir haciendo lo nuestro porque es lo que ha diseñado el míster y es para lo que trabajamos».

El Fuenlabrada es la revelación, «ha empezado muy fuerte pero no tenemos miedo a ningún rival. Han venido aquí adversarios muy fuertes, hemos viajado y en todos los partidos hemos competido y dado la cara aunque los errores nos han matado. Jugamos en casa, tenemos que ser fuertes aquí y confiar en nosotros».