El mejor visitante amenaza Anduva

El exrojillo Paris Adot regresa por primera vez a Anduva como rival tras ascender con el Mirandés y empatar a un gol en Ponferrada en el último desplazamiento del Alcorcón. /LALIGA
El exrojillo Paris Adot regresa por primera vez a Anduva como rival tras ascender con el Mirandés y empatar a un gol en Ponferrada en el último desplazamiento del Alcorcón. / LALIGA

El Mirandés quiere borrar hoy (21 horas) la imagen del martes ante un Alcorcón que suma dos triunfos y un empate a domicilio

ÁNGEL GARRAZA

Propósito de enmienda. Es lo que quiere un Mirandés que no desea volver a repetir la imagen que dio hace solo tres días en Santander. Eso es casi imposible, así que el reto es firmar un partido digno y sumar puntos, a ser posible los tres después de contabilizar solo uno en las dos citas anteriores. Es todavía la séptima jornada, queda mucho camino aún por recorrer, pero el encuentro de esta tarde se ha convertido en un duelo más importante de lo que ya se esperaba tras lo visto (y sufrido) contra el Racing.

El Alcorcón, sin embargo, se presentará esta noche (21 horas) en Anduva para abrir la séptima jornada del campeonato (es el único duelo que se juega este viernes) con la moral por las nubes. No en vano, el mismo día que perdió el conjunto rojillo en El Sardinero los alfareros derrotaron al entonces líder Cádiz por un contundente 3-0.

Ocupan puestos de 'play off' de ascenso a Primera División. Eso es anecdótico, no así los 10 puntos que lleva en la tabla, el doble que el Mirandés, un equipo (y club) el madrileño cercano al mirandesista respecto a perfil pero al que, no obstante, le lleva ventaja al acumular más años en la Liga Profesional y estar muy asentado en la categoría. Su trayectoria y el inicio de liga que ha protagonizado así lo confirman.

Los de Iraola, por su parte, suman tres derrotas, dos empates y una sola victoria, obtenida en Anduva frente al Oviedo. Se ubican en puestos de descenso aunque un triunfo hoy serviría para despejar dudas, escalar puestos, olvidar el duelo anterior (cuanto antes, mucho mejor) y recobrar los ánimos.

A las bajas de Enric e Irazabal se suman las de Merquelanz, por lesión, y Alexander González, expulsado en tierras cántabras al recibir dos cartulinas amarillas. Su puesto será ocupado por Carlos Julio mientras que en el lugar del guipuzcoano se abre el abanico para la entrada de Álvaro Peña e Íñigo Vicente o, incluso, de los dos a la vez, habida cuenta de que ninguno jugó un solo minuto hace tres fechas. No estuvieron ni convocados. Uno podría situarse más escorado en banda y el otro moverse por dentro.

Habrá más modificaciones. Si ya se preveían dada la acumulación de tres partidos en seis días, la expulsión de Alexander, la lesión de Merquelanz y el pésimo choque anterior provocarán, casi con toda probabilidad, numerosas variaciones. En Soria fue el partido muy malo (no tanto como el de Santander) e Iraola introdujo después siete modificaciones, así que revolución a la vista porque prácticamente no se salvó nadie de la última cita.

Matheus, un hombre importante en la recta final de la campaña pasada y que empezó bien la actual, hasta la lesión, podría ser de la partida. No se descarta que desde el inicio. Su estilo de juego quizás venga bien con el fin de que pueda arrastrar a los demás.

El oponente es uno de los considerados modestos de Segunda (comparado con los gigantes que participan en la misma competición). Si bien, los entrenados por Fran Fernández llegan como el mejor visitante de la división de plata, condición que comparten con el Almería.

Tres encuentros han disputado a domicilio y no solo no han perdido ninguno sino que han vencido en dos y han empatado el otro. Comenzaron la competición con tres puntos en su casillero al vencer al Numancia (0-1) en Los Pajaritos; en Lugo derrotaron con claridad al bloque gallego por 2 a 4 y en su último desplazamiento, igualaron a un gol con la Ponferradina en El Toralín.

Siete de los nueve puntos en juego, conseguidos fuera de Santo Domingo. En su campo, en cambio, solo llevan tres.