Marcos Olguín (2001) se incorporó al ataque en la última jugada del compromiso ante el Huesca. / A. G.

Máxima ilusión de Olguín para que «lleguen más oportunidades»

El jugador del Mirandés B que debutó con el primer equipo ante el Huesca quiere «seguir trabajando después de un día que recordaré siempre»

ÁNGEL GARRAZA

«A veces los sueños se cumplen. Muy orgulloso de mi debut en la Liga SmartBank, un día que recordaré siempre». Así se siente Marcos Olguín (2001), jugador y uno de los capitanes del Mirandés B después de que se estrenara en el fútbol profesional este pasado fin de semana frente al Huesca.

La felicidad no pudo ser completa porque el primer conjunto rojillo perdió el partido por 0-1, pero este resultado no puede empañar una fecha importante para quien entrena desde el pasado curso con la primera plantilla y, por fin, tuvo un hueco en la medular mirandesista en la recta final del último compromiso.

Fueron solo seis minutos más el tiempo añadido, pero siempre es importante ver sobre el césped a jugadores de los equipos inferiores porque eso se traduce en un reconocimiento al trabajo. No es nada habitual que jugadores de la cantera el Mirandés disfruten de minutos en el primer equipo, y todavía menos en Segunda División, de ahí que sea una jornada que no olvidará.

«Doy las gracias al Mirandés por confiar en mí, al cuerpo técnico por darme la oportunidad y a los compañeros por hacerlo todo más fácil en el día a día. Ahora toca trabajar con más ilusión que nunca para que lleguen más oportunidades», subraya.

Eso sí, lamenta el marcador final que reflejaba el electrónico, «una pena el resultado», si bien se muestra convencido de que el equipo cogerá impulso y saldrá hacia delante. «Esto es muy largo y estoy seguro de que se dará la vuelta a la situación».

También quiere agradecer las muestras de apoyo recibidas por parte de la afición jabata y tiene claro que esto solo es un punto y seguido. No se va a conformar con haber dispuesto de esos minutos en la recta final del partido anterior. «Vamos a por más», asegura.

El polivalente futbolista madrileño (puede jugar tanto de pivote como de central) llegó a principios del presente año al club rojillo tras desvincularse del Burgos CF. Con anterioridad, se inició en la escuela del Roda y perteneció al juvenil del Villarreal.

Reforzó al filial mirandesista en el anterior mercado de invierno y su presencia en el 'B' resultó providencial porque contribuyó a la mejoría global de los de Ence y a que el equipo se quedara a solo un paso de lograr el ascenso a la nueva Segunda División RFEF.