Alejandro Marqués lleva el balón hasta el centro del campo tras marcar su primer gol en Zorrilla. / A. Gómez

Marqués se aferra a Anduva

El punta cree que «ganar dos partidos seguidos en casa nos hará más fuertes y nos ayudará a coger una buena dinámica de resultados»

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés prepara el envite que tendrá lugar dentro de dos días (Anduva, 18.15 horas) contra el Huesca, un duelo en el que el equipo rojillo quiere sumar tres puntos y hacerlo ante su hinchada, con la importancia a todos los efectos que conlleva firmar una victoria en la condición de local. En la última comparecencia en territorio mirandesista, el triunfo se quedó en Miranda, de ahí que en la plantilla se considere que poder sumar el segundo consecutivo en campo propio supondría un espaldarazo para el conjunto de Escobar de cara al futuro.

Así lo cree Marqués. «El objetivo es ganar todos los partidos, ya sean en casa o fuera, pero está claro que si conseguimos encadenar dos triunfos en nuestro campo, empezaremos a hacernos fuertes y eso nos ayudará a continuar en la buena dinámica», recalcó el delantero.

El punta venezolano admitió que «tenemos partidos irregulares», al mismo tiempo que argumentó como motivo principal que «somos una plantilla joven». De ahí que el reto sea « trabajar para tener una línea más continuista durante la temporada».

Para ello, mejorar en los conceptos defensivos se antoja fundamental con el fin de lograr el tan anhelado equilibrio respecto al balance defensa-ataque, el juego y los resultados. «Lo venimos trabajando estas últimas semanas para mejorar el trabajo defensivo. Es una misión del conjunto porque todos tenemos que aportar y currar más que nunca, desde los de arriba, ya que frenar la sangría de goles en contra no solo es responsabilidad de los de la línea defensiva».

El cuadro oscense es el siguiente rival, un bloque que no está atravesando por su mejor momento pero que, aun así, dispone de efectivos suficientes para complicar la vida futbolística a cualquiera. «Viene de Primera División; sí que llega en una mala dinámica pero eso no quita para que sea un gran equipo», recordó el delantero del Mirandés que este fin de semana, salvo sorpresa mayúscula, será de la partida ante la ausencia de Camello.

Como es lógico, se le está haciendo duro no disponer de tantos minutos como los que él desearía jugar, pero sostiene que trabaja para tener más oportunidades. «A nadie le gusta ver cómo otros juegan y tú no, pero es decisión del míster, hay que respetarla y cada día trabajar para tener más minutos».

Ante el Valladolid se incorporó en la recta final del choque y suyo fue el gol que 'maquilló' el resultado para poner el definitivo 3-1 en el electrónico del estadio José Zorrilla. No sirvió para puntuar, que es siempre lo importante, pero al final se estrenó como goleador rojillo al protagonizar uno de los escasos episodios positivos del anterior compromiso. «Se hizo esperar. Estoy contento por abrir la alta esta temporada, aunque hay que seguir trabajando para continuar marcando más goles».

No es fácil salir solo en los segundos tiempos –el nivel de Camello le impide disfrutar de más presencias en las alineaciones–. Por ello, es consciente de que «entrar en las segundas partes es un poco complicado, pero hay que intentar dar soluciones desde atrás y aportar goles».

Asegura que «trabajo para tener el máximo de minutos posibles. Me puedo adaptar a la presión alta, se hacía así en la 'Juve' y en el Barça, estoy cómodo con ese estilo» y cree que «podemos jugar los dos delanteros juntos, Camello y yo. Somos totalmente distintos y nos podemos complementar bien».