Rey: «Marcar dos goles es muy difícil en Segunda y más ante un recién descendido»

Álvaro Rey fue el primer goleador del conjunto rojillo en la vuelta del equipo a Segunda División. /D. S.
Álvaro Rey fue el primer goleador del conjunto rojillo en la vuelta del equipo a Segunda División. / D. S.

El extremo destaca que el Mirandés «respondió» en el estreno, aunque cree que «con un 0-1 a favor y ante 10, hay que contemporizar»

ÁNGEL GARRAZA

El equipo de Iraola ya prepara el segundo envite del campeonato, que le medirá al Cádiz el próximo sábado en Anduva. Lo hace interiorizando tanto los aspectos positivos que se detectaron en Vallecas como lo que salió menos bien con el fin de subsanar errores e intentar que no se repitan. Álvaro Rey profundiza en ambas cuestiones y, sobre todo, ensalza las sensaciones que dejó el Mirandés en su regreso a la categoría.

«Meter dos goles en Segunda División es muy difícil», lanza a las primeras de cambio para poner en valor el acierto que exhibió el bloque en Vallecas. «Es muy competitiva, los equipos tácticamente y defensivamente están muy bien preparados; incluso, hacer ocasiones es difícil porque está todo muy igualado». De tal manera que «sumar un punto en Vallecas es una sensación muy buena y más, al ser un equipo recién ascendido de Segunda B».

Por todo ello, el extremo mirandesista asegura que «estamos muy contentos porque el equipo y los jugadores, individual y de forma colectiva, trabajamos muy bien. Las sensaciones fueron muy buenas desde el comienzo hasta el final, hicimos un partido para el que hemos trabajado esta semana y el equipo respondió». El míster –prosiguió– «así nos lo ha hecho saber. Esa es la línea a seguir, hay que dar continuidad a lo que estamos haciendo y subsanar los errores que cometimos para que no vuelvan a suceder».

¿Qué es lo que se debe mejorar, visto desde dentro? «Con el 0-1 a favor, a lo mejor en ese intervalo, hasta que nos empataron, no estuvimos tan bien como pensábamos. Podíamos haber dado más calma al juego y mover mucho más el balón. De hecho, si el Rayo no hubiese tenido la pelota habría sido mucho mejor para nosotros».

El sevillano entiende, en este sentido, que «en Segunda, cuando te pones por delante, hay que mantener el balón. No digo perder tiempo, porque eso no me gusta, pero sí contemporizar algo más. Con 0-1 y uno más en el campo, el Rayo habría tenido que salir a morder en la segunda parte y a lo mejor, podían haber reventado en nuestras contras. Los errores que cometimos los veremos en vídeo esta semana y los intentaremos no repetir durante el partido».

Pese a ello, tiene muy claro que «merecimos el empate. Desde el campo, se ve que el equipo juega bien, que nos gusta tener el balón, moverlo de un lado a otro y pensamos que podíamos hacerles daño y meterles el 0-2, pero ellos vienen de Primera División, con jugadores que han participado en esa categoría y aunque se quedaron con uno menos, tienen mucha calidad en el centro del campo, velocidad en las bandas y es un rival complicado».

El futbolista rojillo abrió la cuenta goleadora del equipo con un gol que fue «un regalo de Matheus», según apunta. «Estoy con mucha confianza, con ganas, creo que el año pasado acabé bien en todos los sentidos, por suerte metí el gol en Vallecas y eso está claro que siempre es importante para la moral pero estoy más contento porque aporto al equipo, estoy para ayudar y eso, al final, es la mejor sensación, que estoy para ayudar al Mirandés».

El del pasado fin de semana fue el primer encuentro con VAR para los futbolistas que actuaron como visitantes. «Lo de los parones es un poco relativo porque al que necesite continuidad le puede perjudicar. Está bien el VAR porque el primer día sacaron a un jugador del Rayo una tarjeta amarilla y después, se comprobó que era una roja; si no hay VAR a lo mejor no lo hubiesen expulsado. Pero sí que es cierto que se para mucho el juego y si en 15 minutos se juegan cinco para un equipo que quiere hacerlo pues es jodido. Y para nosotros también porque unas veces te beneficiará y otras te perjudicará».

Álvaro Rey regresó a Segunda, lo que agradeció. «Muy bien, después de tres años tenía muchas ganas de volver a disfrutar de esta liga: muy complicada, competitiva y donde cualquier jugador le gusta jugar».

Solo él del once inicial había jugado en Segunda con anterioridad, un hecho al que quiere restar trascendencia. «Cualquiera de la plantilla puede jugar en la categoría, todos están muy bien preparados y eso es bueno para el míster, que puede elegir porque lo va a hacer igual de bien. Pero si un futbolista es bueno, da igual que haya jugado dos años, uno o ninguno. Lo importante es que esta plantilla esté preparada y que el entrenador lo tenga complicado para poder elegir».