Malsa sostiene que «hay que ir con muchas ganas a los duelos» y «sin miedo a Riazor»

El futbolista francés entró por primera vez en el once inicial del conjunto rojillo en el último partido disputado en Anduva ante el Alcorcón. /Paula González
El futbolista francés entró por primera vez en el once inicial del conjunto rojillo en el último partido disputado en Anduva ante el Alcorcón. / Paula González

El centrocampista del Mirandés cree que es necesario ir a Coruña «con confianza» y que en alguna ocasión ha faltado intensidad

ÁNGEL GARRAZA

«Necesitamos ir a Riazor con confianza y sin miedo. Y ya está. Esto es fútbol, vamos a ver qué pasa pero no podemos ir allí con miedo». Malsa lo tiene muy claro al ser consciente de que el Mirandés va a tener este próximo domingo sus opciones si hace bien el trabajo en Riazor. Los dos conjuntos están en la misma categoría y los rojillos tienen que ir a Coruña con esa mentalidad.

Así lo transmitió ayer, tras el primer entrenamiento de la semana, después de los dos días de descanso, domingo y lunes, que toda la plantilla disfrutó después del maratón de tres encuentros disputados en seis días y con vistas a iniciar la preparación del partido ante el Deportivo de La Coruña.

El mediocentro rojillo asegura que el Mirandés tendrá, seguro, posibilidades, si bien estima que para que así sea el equipo rojillo deberá emplearse con una intensidad similar o incluso superior a la que exhibió en su última comparecencia en Anduva contra el Alcorcón, envite ante el que todo el bloque mejoró sus prestaciones con respecto al jugado tres días antes en El Sardinero.

Cree, en este sentido, que al equipo, en alguna ocasión, «le ha faltado un poco más de ganas en los duelos porque es una categoría difícil, que ya conozco al haber estado la temporada pasada en el Albacete».

El futbolista francés hace hincapié en que «nosotros somos un equipo muy joven, así que tenemos tiempo para progresar y para ir siempre a todas las disputas. Tenemos el físico necesario para ir bien a todos los duelos». Un hecho que es primordial y que un conjunto como el Mirandés nunca debe perder. Y menos aún si quiere hacer un papel digno y permanecer en Segunda División.

El equipo –continúa– «tenía muchas ganas de jugar este partido (contra el Alcorcón) tras el choque disputado en Santander y después de perder 4-0. No es fácil para nadie tener ese resultado en la cabeza, pero pienso que se hizo un buen trabajo a pesar de que se escapara el triunfo en el último instante».

De tal manera, y pese a esa circunstancia, subraya que «el equipo está bien, siempre con actitud positiva para encarar lo que viene y el próximo partido en Riazor», donde el Mirandés buscará los tres puntos.

Malsa asegura estar «contento» una vez que ha debutado en Anduva, donde jugó por primera vez al formar parte de la alineación frente al Alcorcón y ubicarse en la medular, como mediocentro junto a Antonio Sánchez. En Santander ya disputó los últimos minutos de aquel compromiso.

«La gente dice que hice un buen partido, pero sé que tengo mucho trabajo por delante porque es mi primer partido. Me falta también ritmo y al final, sí que es verdad que me sentía un poco cansado porque las piernas ya no iban tan bien como al principio. Sin embargo, lo importante es que tengo hambre de hacer las cosas bien».

Acerca de su estreno ante la escuadra alfarera, reconoce en un nuevo esfuerzo por hablar en castellano, que «pedí el cambio porque a partir del minuto 55 sentía que las piernas no me funcionaban bien, me sentía un poco cansado y en ese momento pensé que para mí, la mejor solución pasaba por la sustitución».

Fue entonces cuando volvió a recibir el aplauso unánime de la afición, si bien ya había sido ovacionado porque casi todo lo que intentó sobre el césped lo hizo bien: distribuyó con criterio, muy bien colocado dio equilibrio al dar una óptima salida de balón, cortar cuando era necesario y dar pausa o velocidad cuando la ocasión lo requería. La hora que permaneció en el terreno de juego fue uno de los más destacados.

Por todo ello, no quiso desaprovechar la ocasión para «dar muchas gracias a la afición por sus aplausos; ya estamos pensando en el partido contra el Deportivo con la única intención de ganar».

Confiesa que terminó «cansado» –en condiciones normales es como deben acabar todos los que juegan un partido– pero a nivel mental se muestra «positivo, siempre. Porque en fútbol unas veces estás arriba y otras abajo; lo importante es querer ir hacia delante».

Como ocurrió el pasado viernes, aunque «el campo no estaba bien para jugar; después, nos quedamos diez contra once en la recta final y fue difícil el partido en los últimos minutos, ya que cualquier detalle hace que ganes o pierdas».

Y es que no duda de que la Segunda División es una categoría «muy igualada» porque, recuerda, «con dos o tres puntos más podríamos estar ahora mucho más arriba. No es así y estamos abajo», una situación de la que, no obstante, espera salir.

¿Cómo se encuentra en Miranda tras ser el último en llegar casi sobre la bocina del cierre de mercado estival? «Sin ningún problema en Miranda. Es una ciudad pequeña, nada que ver con Paris en Francia, pero a mí me da igual porque, al final, todo es fútbol. Puedes ir a un sitio o a otro, que es igual, el mismo deporte y lo importante es que sí que estaba listo para ir».

También, por último, tuvo palabras de aliento para el último efectivo en ingresar en la enfermería: Mario Barco –que permanecerá unos cuantos partidos sin ser de la partida a causa de la rotura fibrilar y ahora camina apoyado en muletas–.

«Estamos esperando los resultados definitivos de la prueba realizada a Mario, pero espero que todo le vaya muy bien», mensaje que se lanza desde el vestuario de Anduva con destino al jugador navarro.

Mientras tanto, su equipo y, por lo tanto, Malsa preparan el envite ante el 'Dépor'. El jugador galo ya ha debutado en al alineación, donde podría repetir el domingo tras firmar por una temporada con el Mirandés después de militar el curso pasado en el Albacete a modo de cesión del Fortuna Sittard, club de la Eredivisie holandesa, del que salió a préstamo las dos pasadas campañas.