El poderío por alto del cuadro gallego es una de sus armas principales. / La Liga

El Lugo lidera el juego aéreo de Segunda

El próximo adversario es el equipo que gana más duelos por arriba y el que ha conseguido más goles de cabeza, seis, de la categoría de plata

ÁNGEL GARRAZA

Es la principal amenaza que presenta el Lugo: su poderío aéreo tanto en los duelos como a balón parado. El Mirandés deberá extremar las precauciones y estar preparado para contrarrestar estos lances, principalmente si se tiene en cuenta que la defensa en este tipo de acciones no es precisamente una de las fortalezas del bloque rojillo en las últimas temporadas.

Una vez más, los datos oficiales sirven para corroborar esta afirmación. A saber: el cuadro gallego lidera el ranking de balones diputados para ganar la posesión. Así se ha llevado 680 veces la pelota en lo que va de curso. Como dato contrapuesto, el Mirandés ocupa el penúltimo puesto en esta faceta con solo 540. Otro argumento más, además de ser uno de los que menos corre, para explicar por qué es el colista de la tabla. ¿Falta de intensidad?

El bloque albivermello es, asimismo, el líder, y con diferencia sobre el segundo, en duelos uno contra uno ganados sobre la posesión del balón en el aire: suma 279. Tiene un porcentaje favorable en este capítulo del 57,17. Los de Etxeberria ocupan el decimotercer lugar, con 182.

Hay más. ¿Qué conjunto encabeza la estadística de goles conseguidos con la cabeza? El Lugo. Contabiliza seis dianas, por las cuatro que llevan el Cartagena y el Eibar, que son los que le siguen en esta tabla.

Es decir, casi la mitad de sus tantos (14 en total) los ha obtenido tras centros bombeados, lo que pone de manifiesto que este será uno de los peligros que deberá atajar el cuadro jabato si quiere salir airoso este domingo del envite que tendrá lugar en el estadio Anxo Carro.

Por si no fuera suficiente, los propios miembros de la plantilla lucense destacan la importancia que tiene el balón parado en una Segunda División tan igualada para desequilibrar marcadores y, en especial, para un equipo que intenta explotar al máximo esta cualidad.

Es el central Alberto Rodríguez, uno de los protagonistas del último partido ante el Burgos porque su equipo infligió la primera derrota del curso al cuadro blanquinegro gracias, en parte, al primer gol que consiguió el defensa (2-0 fue el resultado), quien saca a relucir esta virtud. «Estoy acertando en este inicio de liga, pero es cosa del equipo. Somos fuertes a balón parado, nos da mucho y hay que creer. La estrategia nos aporta un punto clave que tenemos que aprovechar».

Queda claro que lo intentarán dentro de dos días. Y es que, como recordaba el día anterior el mirandesista Salinas, muchos partidos de Segunda «se deciden por detalles», reflexión basada en la experiencia que hace suya el zaguero que procurará frenar las embestidas de los rojillos.

«Esta categoría se decide por detalles. Tenemos que preparar el partido en todos los sentidos al máximo y trataremos de aprovechar esta herramienta el domingo». Es una de sus armas principales para desequilibrar encuentros, sobre todo con lanzamientos que ejecuta Zé Ricardo. «Sabemos que tiene muy buen pie y tenemos un entendimiento bueno en esas situaciones».

Además de los defensas que se incorporan al ataque en saques de esquina y faltas, no se puede pasar por alto que el Lugo tiene delanteros con especial predilección por el juego aéreo: el veterano Manu Barreiro, que contabiliza dos goles esta campaña y mide 1,91 metros, y Chris Ramos, que con 1,93 metros de altura lleva ya cinco dianas en las 12 primeras jornadas.