El lugar ideal para ser de 'play off'

El entrenador rojillo, Borja Jiménez, entiende que el partido de mañana frente al Oviedo Vetusta puede servir, asimismo, a modo de prueba para la fase de ascenso./Avelino Gómez
El entrenador rojillo, Borja Jiménez, entiende que el partido de mañana frente al Oviedo Vetusta puede servir, asimismo, a modo de prueba para la fase de ascenso. / Avelino Gómez

El técnico del Mirandés destaca «el hecho de poder jugar la fase de ascenso» y subraya que «sería perfecto certificarlo ya este sábado en casa»

ÁNGEL GARRAZA

Mejor en casa que en cualquier otro sitio. Es lo que viene a decir Borja Jiménez ante la posibilidad de que el Mirandés ya sea mañana equipo de 'play off'. De forma matemática. Si vence al Oviedo B, quinto clasificado con doce puntos menos, lo habrá certificado cuatro jornadas antes del final del campeonato regular. «Si hablo en primera persona, me apetece mucho. Conseguirlo en casa sería perfecto, así que es un aliciente más de cara al partido de este sábado».

Considera, en este sentido, que es conveniente poner en valor lo que está a punto de conseguir la entidad. No es la meta que quieren alcanzar todos los estamentos rojillos pero es un primer paso que el entrenador mirandesista no duda en destacar. «Muchas veces no analizas las cosas, te metes en el día a día y nunca valoras el hecho de conseguir entrar en el 'play off', algo que no es tan fácil de lograr».

Jiménez apunta que «el club habrá tenido momentos antes en los que no era tan fácil disputarlos, ojalá me equivoque y no pase nunca más y siempre se juegue por alcanzar este tipo de retos. Pero creo que hay que valorar estar entre los cuatro primeros de un grupo y poder disputar esa fase de ascenso».

La plantilla podría confirmarlo ante la afición después de que en las últimas cuatro salidas no se hayan contabilizado victorias rojillas, sino tres empates y una derrota. Tres puntos de doce posibles es el bagaje a domicilio en las últimas jornadas. Es en Anduva donde logra mejores resultados y sensaciones. El preparador abulense argumenta que «las salidas que hemos tenido ahora, a Gernika, Amorebieta y Tudelano son complicadas, a campos que no nos benefician mucho».

Si a eso le añadimos –prosigue– que «en Tudela hacía mucho aire está claro que no fue el escenario propicio para practicar el fútbol que intentamos hacer. Sabíamos que estas circunstancias y el tramo de partidos que habíamos tenido en la Copa Federación conllevarían que fuésemos a estar a finales de marzo y principio de abril un poco cargados de piernas; los propios jugadores lo tenían claro, así que no nos preocupa mucho».

Atrás quedan estos partidos lejos de Miranda. Este sábado, sin embargo, se juega en Anduva, donde está más cómodo el equipo, un escenario que aguarda la presencia de un equipo que va al alza y que quiere concluir entre los cuatro primeros. «Volvemos a casa, nos enfrentamos a un rival que es candidato a 'play off', que allí en la ida ya nos lo puso difícil y que es un equipo alegre».

Estas características le llevan a pensar que «va a ser un partido muy vistoso para el espectador y con alternativas para ambos conjuntos». El rival no se encerrará, por lo tanto, como sí han hecho otros que han visitado en fechas recientes el feudo rojillo.

«Vamos a ver un Oviedo que es un equipo que me gusta mucho, muy dinámico arriba. Va a venir a intentar llevarse los tres puntos de aquí y eso puede suponer que concedan más espacios atrás, pero está claro que van a tener más opciones que otros equipos que no han generado casi nada aquí, cuando la sensación que tuvimos fue de control absoluto por parte nuestra».

Entiende, por lo tanto, que el compromiso ante el filial carbayón se desarrollará por otros derroteros y será un partido distinto, «próximo a lo que puede ser un encuentro de 'play off'». El míster rojillo mete en este mismo apartado los tres próximos encuentros que deberán afrontar sus pupilos. «Los tres seguidos (con los siguientes ante UDLogroñés y Real Sociedad B) se van a asemejar a lo que pueden ser después los partidos de las eliminatorias».

Así que la plantilla tiene en mente encararlos a modo de preparación, con vistas a afrontar la fase decisiva de la temporada con las mejores garantías. «El rival de este sábado tiene muy buen equipo, muy buenos jugadores. Excepto la Real que nos ha sorprendido a todos por el bajón que ha tenido en la segunda vuelta, los filiales son muy buenos bloques en este grupo. Al final, son rachas, el Oviedo viene en buen momento, en línea ascendente, lo que le hace ser un equipo peligroso; y todavía más con lo que tienen en juego».

Jiménez confirma que seguirá tirando de rotaciones, una decisión que puso en práctica ya hace un par de semanas y que mantendrá hasta el final del campeonato doméstico. «El pasado fin de semana, jugaron hasta cuatro futbolistas distintos con respecto al día del Leioa y seguro que habrá más cambios».

Recalca que «lo vamos a hacer así hasta final de temporada porque se trata de administrar minutaje entre todos los miembros de la plantilla y de que lleguen todos en buen momento al 'play off'» Y es que, admite, «sin la posibilidad de ser primeros, lo que nos interesa es llegar en muy buen estado de forma a la fase decisiva». Quedan cinco jornadas de liga. Y en la de mañana, el Mirandés puede ser de 'play off' si amarra los tres puntos en juego.