«Llegan partidos para demostrar solidez»

Sergio González recuperó la titularidad tras permanecer más de un mes con problemas físicos. /A. G.
Sergio González recuperó la titularidad tras permanecer más de un mes con problemas físicos. / A. G.

Sergio recalca que los que faltan hasta el parón navideño «deben servir para demostrar que el Mirandés está ya hecho y va a estar arriba seguro»

ÁNGEL GARRAZA

El último mes del año puede resultar clave para el devenir del Mirandés. Es evidente que aún faltará mucho campeonato por delante, toda la segunda vuelta, pero dada la clasificación actual que revela la actual situación del Grupo II de Segunda B, diciembre debe suponer el despegue y la confirmación del equipo rojillo en la zona más noble porque enfrente tendrá a Oviedo B (sexto), UDLogroñés (cuarto) y dos adversarios siempre complicados, cada uno con sus características y cualidades, como son la Real Sociedad B y el Vitoria a domicilio.

«Este tramo, lo que queda hasta el parón navideño, van a ser partidos todos muy complicados. Van a ser pruebas en las que debemos crecer desde el orden y la organización. Que no nos hagan ocasiones, primero, y a partir de ahí vendrá la fluidez y las acciones de los jugadores de calidad que hay en el equipo». Es lo que pone de manifiesto Sergio González a modo de declaración de intenciones de un bloque que sabe que el que se aproxima es un mes y un periodo de competición fundamental.

De entrada, este domingo, 2 de diciembre, el Oviedo B pondrá a prueba a los rojillos en un exigente compromiso. El rival, expone el defensa central, será un duro escollo. «Tiene buenos números en el primer tercio de la Liga; es gente joven, pero con jugadores que acumulan ya temporadas en la categoría. Eso les da solidez y, además, son muy intensos, así que tendremos que salir muy metidos para que no nos pillen por sorpresa».

El conjunto mirandesista –continúa– «deberá demostrar que el Mirandés es un equipo serio, hecho y que tiene que estar arriba». Una reflexión que le vale para encarar los siguientes envites. De momento, el que acogerá este fin de semana las instalaciones de El Requexón es el más importante porque es el inmediato y ante un rival que tiene la moral alta tras remontar a la Real B con un hombre menos y en tres minutos.

«Si el Oviedo B está ubicado en una zona noble es porque lo está haciendo muy bien . De ahí que vamos a tener que salir en alerta máxima. Si está clasificado arriba o abajo nos da igual porque hay pocas diferencias». En definitiva, «estar muy metidos desde el primer instante, organizados y, a partir de ahí, seguro que vendrá la fluidez y la gente de calidad que tenemos en el equipo. Todo ello nos permitirá hacer un buen partido», asegura.

Considera que «lo importante es que el equipo ha ido ganando en seguridad defensiva», argumento que corrobora al añadir que en los tres últimos duelos disputados en Anduva se ha logrado dejar la portería a cero. Y desde ahí, «tenemos que encontrar esa fluidez que teníamos antes, pero creo que el equipo debe intentar hacerlo lo mejor posible en los dos capítulos. En defensa y en ataque y ahí estamos implicados todos en las dos facetas, desde el portero hasta el último delantero, siempre partiendo de una buena organización».

Todos –prosigue– «debemos estar pensando en una misma idea, buena salida de pelota y estar organizados para que cuando perdamos el balón hagamos una buena presión, robemos pronto y volvamos a atacar. Y si no se hace transición, que defendamos lo mejor posible».

Admite que «hay que ser autocríticos y mejorar. Portería a cero y después, corregir lo demás. Hay que crecer desde las cosas que se hacen bien, desde el orden y la estabilidad, dar más ritmo de balón, tener más movimientos y preparar acciones ofensivas que los rivales desconozcan. No hay que obsesionarse, si bien tenemos que ser un equipo serio, fiable, sólido, que tenga muy claro lo que queremos hacer en cada encuentro».

 

Fotos

Vídeos